viernes, 31 de octubre de 2014

UNA PRESENTACIÓN DE LUJO

Ayer, fue un día repleto de intensa actividad, gratamente vivida, por cuanto en uno de los salones del Hotel Olid Meliá, tuvo lugar, como estaba anunciado, la presentación de ni novela: "Cécile. Amoríos y melancolías de un joven poeta". Con el público completando el aforo, en un ambiente íntimo y cálido, rodeado de familiares, amigos, docentes y de cuantos quisieron sumarse a este acontecimiento, tuve el gran honor de estar acompañado en la mesa presidencial, por Ángel Mª González, Director-Gerente de galeon books, que hizo la presentación inicial, y de Natalia Mota, profesora de voz de canto en el Departamento de Interpretación de la Escuela Superior de Arte Dramático de Castilla y León, quien, con la calidez de su voz, declamó algunos poemas de mi libro y leyó de manera magistral pasajes del mismo, en tanto el intermezzo de la Cavalleria rusticana de Mascagni y el Adagietto de la Quinta Sinfonía de Mahler, servían de fondo musical a su actuación.
Me sentí arropado y querido, cuando tras exponer brevemente la trama argumental de la novela, contesté varias preguntas del público asistente y escuché elogios, seguramente inmerecidos, de gente de mi entorno; elogios que sinceramente agradezco.
Cuando el acto iba a concluir, llegaría lo mejor: Natalia Mota, queriendo agradecer su presencia en la presentación, nos sorprendió con el regalo de su voz, cantándonos a cappella un aria bellísimo  que puso colofón al evento, junto al gozoso acto de firma de ejemplares.
¡Gracias Natalia!

En fechas próximas, tendréis algunas fotografías de este acontecimiento.

lunes, 27 de octubre de 2014

PRESENTACIÓN



Queridos amig@s: Me resulta muy grato comunicaros que el próximo Jueves, día 30, a las 19,30 h., tendrá lugar en el Hotel Olid Meliá, junto a la plaza de san Miguel, Valladolid, la presentación de mi última novela: "Cécile. Amoríos y melancolías de un joven poeta".
Si vuestras ocupaciones os lo permiten, me gustaría veros en este evento. Os agradecería que difundierais la noticia entre vuestros contactos, especialmente a aquellos que per se  o por sus familiares, estén relacionados con el mundo de la enseñanza.
Siento, que los que seguís mi Blog en otros rincones de España o en el extranjero, os va a resultar imposible asistir, pero os tendré muy presentes. 
Gracias a todos por anticipado. Carlos.




viernes, 24 de octubre de 2014

OTOÑO

A veces pensamos que la edad madura es una carga difícil de soportar. Los achaques más o menos agudos nos acorralan y puede que vivamos, cuando no tristes, apesadumbrados. ¡Seamos positivos! Disfrutemos del encanto que encierra cada etapa de nuestra vida. La Naturaleza nos da una lección, mostrándonos, cuando el sol declina en el otoño, su inherente hermosura. Ella me ha inspirado para componer esta Octava Real.


Tardes que se acortan, sol de membrillo,
gemir de hoja seca en remolino,
sobre verdes prados, el amarillo,
marco dorado del último trino.
No cierres los ojos al postrer brillo,
aunque lo niegue el necio supino.
Tras la juventud y el tiempo gozoso,
queda por vivir, lo dulce, lo hermoso.

martes, 21 de octubre de 2014

DIFUSIÓN EN VALLADOLID

Junto con este cartel tan vistoso, la editorial ha comenzado la distribución de ejemplares en Valladolid, capital. De momento, podéis adquirir esta "joya" en las siguientes librerías que cito por orden alfabético:
Librería "A pie de página"  C/ Librería  nº13
El Corte Inglés  C/Constitución  nº2
El Corte Inglés  Paseo de Zorrilla  nº 130
Librería  "El sueño de Pepa"  Plaza Mayor   nº 3
Librería "Maxtor"  C/ Fray Luis de León  nº 20
Librería "Oletvum"  C/ San Felipe s/n
Librería "Sandoval"  Plaza de Santa Cruz  nº 10
Este listado es provisional y puede incrementarse en fechas próximas. Más adelante os informaremos de puntos de venta situados en otras localidades españolas.
Os recordamos, que si vivís en alguna población en la que se ubique "El Corte Inglés", podéis encargarlo allí mismo; lo tendréis a los pocos días sin gastos de envío.
Y del mismo modo,sin gastos de envío, lo recibiréis también, solicitándolo a la editorial: galeonbooks.com.
Os informo, también. de que en fechas próximas, presentaremos el libro en algún céntrico recinto de la ciudad. Permaneced atentos al blog. Gracias.

sábado, 18 de octubre de 2014

EL LUNES, SALE A LA VENTA

Después de una espera que se ha prolongado más de lo deseado, por fin  mi novela ha terminado de imprimirse ayer mismo y con la celeridad que caracteriza a la editorial galeon books, el lunes, y días posteriores, se irá incorporando a los anaqueles de las librerías más prestigiosas del país.
Como ya os anticipé en este mismo blog, pienso, humildemente, que la novela os va a gustar. Creo que será bien acogida por todo tipo de lectores, pues es una obra apta para todos los públicos. Sin embargo, atendiendo a su temática, está pensada para ser leída en Centros Educativos por alumnos de edades comprendidas entre los 11 y los 16 años. Animo a todos los profesores de Lengua y Literatura Castellana, a que adquieran un ejemplar de la propia editorial: galeonbooks.com. El precio no desestabilizará su presupuesto familiar o el del propio Centro, teniendo la seguridad, de que si lo eligen como libro para el Fomento de la Lectura, su importe le será reintegrado.
Os reproduzco, a modo de sinopsis, los párrafos que figuran en la contraportada:
A pesar de su juventud, Álvaro, el protagonista de "Las lamentaciones de mi primo Jeremías", está determinado a llevar a cabo su vocación poética. Para ello deberá vencer la obstinada actitud de su padre y los condicionamientos adversos de la época (años 50). Animado por un espíritu quijotesco y alentado por su particular Dulcinea—Cécile—,el joven poeta irá sustituyendo gradualmente la inicial melancolía por el sentimiento de amor puro que la muchacha le trasmite.
"Cecile" es la lucha por el primer amor de la tierna adolescencia, un relato escrito con maestría por la inigualable pluma de Carlos Malillos Rodríguez, donde no falta el fino humor y la ironía, ingredientes que convierten su lectura en una experiencia inolvidable.

Gracias al editor por estas líneas, y gracias anticipadas a todos vosotr@s por vuestra segura lectura.



jueves, 16 de octubre de 2014

¡EL MAR, MI MAR...!

No me gusta  tu canto,
 que es sólo canto triste y vacío
del desencanto.
Busco y deseo otro cantar
alegre y grande como es el mar.
¡El  mar, mi mar...!

No me gustan tus sueños
no tienen dueño, distantes siempre
de mis ensueños.
Busco y deseo otro soñar
azul inmenso como es el mar.
¡El mar, mi mar...!

No me gusta que digas:
¡No te comprendo! cuando ya sabes
que no te entiendo.
Busco y deseo otro pautar
sin normas fijas como es el mar.
¡El mar, mi mar...!

No me gusta que ignores
mis sentimientos; huérfanos, solos
sin estar muertos.
Busco y deseo otro rolar
viento en el agua como es el mar.
¡El mar, mi mar...!

No me gusta tu lloro,
lágrima seca que no me deja,
echarme a volar.
Busco y deseo otro valsar
bailando en olas sobre mi mar.
¡El mar, mi mar...!

martes, 14 de octubre de 2014

PASAJES DE "CÉCILE. AMORÍOS Y MELANCOLÍAS..."  (7)

CAPÍTULO II
La amistad

........................................... 

Descorrí las cortinas de mi habitación y observé el caminar apresurado de las gentes por la calle Duque de la Victoria. Desde esta ventana, situada en un extremo de la casa, se podía contemplar un panorama más atrayente que el de las demás habitaciones de la vivienda, cuyas vistas daban a la calle Regalado, por donde nuestro hogar tenía su entrada. Éste era el habitáculo que mis padres me habían asignado al comenzar el curso, para separar, acertadamente, mis sueños y mis vigilias de las de mi hermano Tinín. La mudanza se hizo con la sana intención de que, con el nuevo acomodo, tuviera la tranquilidad necesaria para estudiar y superar las asignaturas del bachillerato que me llevarían un día a la Facultad de Derecho y, posteriormente, a opositar a Notarías, para heredar en su momento el despacho paterno. Eso pensaban ellos... Pero la libertad y la soledad tienen sus riesgos, y yo en aquellos momentos no debía de ser tan responsable como se me suponía. Cada poco me levantaba de mi asiento y me asomaba con más frecuencia de la que debiera a ver el trasiego de los viandantes y su cambio obediente de acera, siguiendo las indicaciones del guardia urbano que dirigía la circulación en el cruce. Así pasaba buena parte de las tardes, mirando y dejando volar la imaginación, de forma tan continuada que a veces pasaba más tiempo soñando con la frente pegada al cristal de la ventana que en la cama.
Mi madre notaba el cambio de actitud por la que estaba atravesando mi frágil figura y me miraba sin decirme nada, como si quisiera que fuera yo mismo quien resolviera tal situación. A mí me faltaba valor para entablar el diálogo que en ocasiones anteriores había servido para que, problemas que suponía irresolubles, se diluyeran como un azucarillo en agua, cuando, solícita, me aconsejaba o me instruía; pero, de un tiempo a esta parte, sentía cierto reparo en comunicarle mis sentimientos y eso que los asuntos que me agobiaban eran conocidos por ella desde tiempo atrás. Sabía por boca de Margarita que desde hacía algún tiempo me sentía atraído por su amiga Cristina, y también conocía las nefastas consecuencias de mi frustrado enamoramiento; sin embargo, había dentro de mi yo más profundo un sentimiento de inseguridad no experimentado hasta entonces, que atenazaba mi garganta y me impedía dirigirme a ella para expresar lo que verdaderamente sentía. Varias veces estuve tentado de mantener una conversación con mi madre para que me explicase, de una vez por todas, qué mecanismos regían el cerebro de las mujeres en su relación con los hombres; como, por ejemplo, por qué Cristina no me hacía puñetero caso, ahora que la superaba en altura... Pero lo cierto era que cuando repensaba las preguntas, me ruborizaba al considerar que eran demasiado pueriles para un chico de mi edad. ¡Si fuera chica, otra sería la cuestión! Margarita no tenía ningún reparo en pasarse el día cuchicheando secretitos en la oreja de mi madre y si por casualidad pasaba cerca de ellas, me decía airada: “¡vete, pesado!, que mamá y yo estamos hablando de cosas de mujeres”. Esa era la gran diferencia: mi sexo. Este sexo que Dios me había dado y que por el momento no me servía para hablar de tú a tú con mi padre, del que sólo recibía consejos, directrices, avisos, y si las cosas no funcionaban como él quería: reprimendas. ¡No era justo!, el mundo no era justo conmigo, me repetía una y mil veces, y me sumía en la tristeza, tragándome un rosario de preguntas sin respuesta.


                                                  ...........................

sábado, 11 de octubre de 2014

COLEGIO "BLANCA DE CASTILLA". PALENCIA

Un año más, el Colegio Filipense "Blanca de Castilla" de Palencia, ha tenido la deferencia de elegir "Las lamentaciones de mi primo Jeremías" como Libro para el Fomento de la Lectura. Mi agradecimiento a la Dirección, al Departamento de Lengua Castellana y en especial al profesor D. Francisco Ganges, que tanto se preocupa por elevar el nivel lector de sus alumn@s.

jueves, 9 de octubre de 2014

PASAJES DE "LAS LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMÍAS" (9)

CAPÍTULO III
La casa del abuelo

.......................

Abrí el balcón y levanté la persiana, saliendo a la galería interior, y desde allí contemplé el jardincillo, que en otro tiempo, complementaba el esplendor de tan noble casa. Estaba más o menos como el año anterior, es decir, ¡hecho una pena! La pérgola, o lo quedaba de ella, seguía rodeando a la fuentecilla sin que el cisne mutilado que coronaba el grupo escultórico central hubiera encontrado su pico, ni mucho menos el ala derecha. El conjunto era todo un canto a la impotencia. En lo que debió ser un jardín del Edén, apenas se dibujaban los parterres donde crecieron, para recreo de la vista y del olfato, la menta, el tomillo y la lavanda. Junto a la tapia habían sobrevivido milagrosamente una madreselva y un don Diego de día, que se aferraban a la pared como quien se aferra a la vida. A su alrededor zumbaban los abejorros, atraídos, quizás, por alguna planta melífera. Faltos de agua y de poda, los rosales trepadores se habían convertido en varales bravíos, emergentes entre la maleza que se encontraba por doquier, amenazando con borrar definitivamente el paseo donde el bisabuelo Damián, dicen, se fumaba un puro cada vez que incorporaba una nueva finca a su patrimonio.
Cerré los ojos y por un momento me imaginé heredero de la colosal fortuna. Los parterres, compitiendo en belleza, se tendían a los pies de los rosales que, desafiando la gravedad, ascendían por la pérgola hasta cubrir de flores columnas y viguetas. El cisne lanzaba constantemente agua por su pico, amenazando con batir alas y alcanzar el cielo. En un rincón del paseo, cogidos de la mano, sumergidos en mil fragancias, Cristina, me miraba embelesada, esperando el tierno beso…
―¡Jeremías! ¡Alvarito!, bajad a comer.
La voz de tata Lola, había cortado de raíz, el último de mis ensimismamientos, devolviéndome a la cruda realidad.

                                                                                                        ................................................

lunes, 6 de octubre de 2014


PASAJES DE "CÉCILE.AMORÍOS Y MELANCOLÍAS..." (6)


CAPÍTULO I
La Ostentación

...............................

Afortunadamente todo tiene un fin y aquel verano concluyó con una sensación agridulce, porque a pesar de la contumaz compañía de Arancha, lo cierto es que disfruté contemplando la placidez de los atardeceres vascos, el mar embravecido, a veces, y el chirimiri que nos empapaba en ocasiones, aunque tratáramos de evitar el calabobos refugiándonos en las incontables tascas del casco histórico de la ciudad. Allí probé por primera vez el queso de Idiazábal y el chacolí, que don Ignacio me ofrecía a escondidas de mi padre, y comprobé sus efectos con alguna que otra vomitona. Mi madre sabía la causa de mis indisposiciones pero también, ante hechos tan evidentes, callaba... De ninguna manera quería que mi padre se enterara y con la estridencia con la que acompañaba sus regañinas, estropeara el buen ambiente del que Margarita disfrutaba junto al solícito Nacho.
Pero, acabadas las vacaciones, en nuestro viaje de regreso no supe aguantarme más y me quejé amargamente de lo poco que había disfrutado y de lo mucho que había soportado aguantando a la ínclita Arancha. Quizás fue el primer enfrentamiento serio que tuve con mis progenitores y donde pude comprobar hasta qué punto el enfado llegaba a congestionar el rostro de mi padre que, agitando los brazos como aspas, como si tuviera intención de engullirme, me respondió airadamente:
―Me parece imposible que un hijo mío no sepa sacrificarse en aras de la felicidad de nuestra familia. ¿No te das cuenta, insensato, del modo afable con el que los señores de Echegáriz nos han acogido? ¿No percibes las múltiples ventajas que obtendríamos si consiguiéramos emparentar con ellos? ¿Se puede ser tan egoísta?
―Cálmate, Álvaro ―intentó mediar mi madre―. Alvarito es muy joven aún para comprender los entresijos que llevan a familias como la nuestra a emparentar con otras del mismo rango social.
―Me repatea que tenga que oír de un mocoso, sublevaciones orales que no se atrevieron a formularme hombres de barba tupida durante la Contienda Nacional. ¡Ya sabrá éste lo que es disciplina cuando tenga que hacer la mili! ―fueron las últimas palabras de mi padre antes de alcanzar nuestro destino, pues en el resto del trayecto se podía cortar el silencio con un cuchillo.
En esta primera vez que me rebelé de manera formal contra la autoridad paterna, pude comprobar, también por primera vez, que mi madre había hecho causa común con mi padre. Para ella, importaba en este momento más la felicidad de Margarita que mi infelicidad. Ahora empezaba a ver claro que el desapego de las faldas maternas y la búsqueda en solitario de la felicidad, era la estrategia que tenía que seguir para encontrar aquello que no sabía muy bien lo que era, pero que me inquietaba, produciéndome una desazón continua. Y este camino, tendría que hacerlo en solitario.
                                         .................................................




viernes, 3 de octubre de 2014

¡HEMOS ALCANZADO LAS TRES MIL!

Parecía una utopía, pero lo hemos conseguido. Cuando se cumplan mañana noventa días desde el comienzo de este blog, éste, habrá superado la cifra de las tres mil visitas. Con precisión matemática encomiable, a un ritmo sostenido de mil visitas por mes, hemos alcanzado esta bonita cifra, indicativa de la gran cantidad de amig@s que os interesáis por mis escritos. A todos vosotr@s, quiero daros las gracias por vuestra fidelidad. Prometo no defraudaros. Más adelante, intentaré compaginar los temas actuales con otros diferentes como pueden ser: crítica literaria, actualidad cultural, programación en Centros escolares etc., con los que, seguramente el blog, alcanzará mayor amenidad y difusión. Cuento con vosotros para escuchar vuestras opiniones y para que me informéis de lo que ocurre en vuestro entorno cultural.
Eso, ya llegará. Ahora, disfrutemos del momento y soñemos con seguir creciendo.
¡Enhorabuena a tod@s!

miércoles, 1 de octubre de 2014

Al PASEANTE DESCONOCIDO

En ocasiones, me cruzo con él y le observo. Rondará los setenta. Nunca le falta el sombrero y casi siempre viste con la misma ropa que viene a ser el uniforme con el que recorre a paso lento las calles y los parques de la ciudad. Desconozco su nombre: eso es lo de menos, pero admiro, a pesar de su apariencia nada boyante, que al andar, conserve un cierto porte de hidalgo venido a menos. No creo que llegue a leer esta Décima Espinela, y de hacerlo, pienso, que ni él mismo se reconocería.

Bajo un sombrero aceituna,
que oculta su pensamiento,
se adivina el sufrimiento
por desamor o infortuna.
Sospecho, no desayuna;
andar es su pasatiempo.
No sería un contratiempo
escuchar la voz amiga,
que le invite o que le diga:
"Por usted, no pasa el tiempo"