domingo, 27 de diciembre de 2015



ZAMORA, ZAMORA

Ya he comentado varias veces en mi blog, que cada vez que visito Zamora, siento una emoción especial. Sus iglesias , palacios y el cinturón amurallado que la rodea con el Duero tendido a sus pies, son motivos más que suficientes para evocar, nostálgicamente, los años felices de mi infancia, cuando correteaba por sus calles.



El día 18 de este mismo mes de diciembre, tuve oportunidad de dar dos charlas sobre mi novela. "Las lamentaciones de mi primo Jeremías" a los alumnos de 1º y 2º de ESO, que realizan sus estudios en el Instituto "Río Duero". La invitación cursada por el Departamento de Lengua y Literatura Castellana, cuya jefatura ostenta Dª Verónica de la Prieta, me llenó de satisfacción y el recibimiento, cuidadosamente preparado, me sorprendió gratamente: En las paredes que daban acceso a la Sala de Conferencias, colgaban carteles con datos de la novela, de mi biografía y algunos poemas extraídos de mi blog. ¡Todo un detalle, que agradezco infinito! Por si esto fuera poco, mis explicaciones fueron seguidas con gran interés por el auditorio, que tuvo oportunidad de preguntarme acerca de situaciones y protagonistas de la novela, en una ambiente relajado y tranquilo, pese a la cercanía de las vacaciones.

Mi agradecimiento más sincero a profesores y alumnos por su acogida y amabilidad.


Por la tarde, antes de firmar ejemplares en la Librería "Mil Hojas" tuve ocasión de recorrer la ciudad de punta a punta, saboreando la belleza monumental que atesora, de manera que, cuando regresaba a mi lugar de origen, una sensación de felicidad me embargaba.

jueves, 24 de diciembre de 2015


NOCHEBUENA


Está la Tierra en espera
pendiente que nazca un niño,
que va a pedirnos cariño
y una vida más austera.
Ahora mismo, si pudiera
volver a nacer de nuevo,
cambiaría lo que llevo
acumulado, sin tino
para que el Niño Divino
hiciera de mí, renuevo.





lunes, 21 de diciembre de 2015

Y PALENCIA, TAMBIÉN

En el último día de este trimestre lectivo, es decir, mañana, visitaré  el Colegio "Blanca de Castilla de Palencia". Éste es un Centro que visito puntualmente cada año porque Fran, un profesor empeñado en que sus alumnos lean, escoge mis novelas entre las recomendadas de lectura obligatoria.
Para mí es un gran honor acudir a esta cita, máxime cuando las charlas que impartiré, irán dirigidas a alumnos de 1º y 2º de bachillerato. En estos cursos, normalmente, se recomienda leer a autores clásicos o de muy reconocida trayectoria literaria. De ahí, que la inclusión de mis novelas en tan altos niveles educativos, sea para mí, motivo de orgullo. Quién sabe si cunde el ejemplo y otros profesores recomiendan libros, que por no leídos, son ignorados.

En mi agenda para el 2º trimestre, ya tengo compromisos adquiridos, pero aún hay fechas disponibles. Por tanto, todavía es tiempo de concertar nuevas visitas.

De momento, mi interés está puesto en Palencia, ciudad en la que soy tan bien acogido y en  la que pienso disfrutar comentando las peripecias de Jeremías y los vehementes deseos amorosos de Álvaro hacia su amada Cécile.


Ya os contaré...

jueves, 17 de diciembre de 2015


ZAMORA, ME ESPERA

Mañana, si nada lo impide, acudiré a Zamora en una jornada que se promete pletórica de emociones. A primera hora, tengo una entrañable cita con los alumnos del Instituto "Río Duero". Allí, impartiré dos charlas sobre mi novela "Las lamentaciones de mi primo Jeremías" previamente leída por los alumnos de 1º y 2º de ESO, dentro del Programa para el Fomento de la Lectura. Es raro que en estos encuentros literarios, no suja la sorpresa de una pregunta singular o de algún comentario ocurrente acerca de  episodios que, incluso para el autor, han pasado desapercibidos. Este aprendizaje mutuo es el que me motiva para seguir visitando Centros Escolares, contagiándome de la juventud y espontaneidad de estos escolares, muchos de ellos con el oculto deseo de llegar a ser futuros escritores.

Por la tarde, en horario de 6 a 8, estaré en la librería "MIL HOJAS", en donde espero saludar a los muchos y grandes amigos que tengo en la ciudad más bella besada por el Duero. Estaré a vuestra disposición para firmar ejemplares de mis dos novelas, acogido en el local en que Pilar y su equipo, hacen entrañable lugar de encuentro de escritores y lectores.

Sería mi deseo saludar a cuantos pudierais acercaros a esta librería de la calle San Torcuato.


domingo, 13 de diciembre de 2015

NOSTALGIA NAVIDEÑA

Viajo en soledad
por la ruta de los recuerdos
que me llevan años atrás,
a la calefacción de carbón,
al mercadillo de figuritas del Belén,
al pantalón bombacho,
y al carámbano colgante:
espada de regalo, antes de Reyes.
Creo percibir el olor inconfundible
del capón guisado y el sabor del mazapán
degustado a hurtadillas, antes de tiempo...
Entonces, mi padre era joven
y mi madre, casi una niña.
Cada día, atravesaba el Campo Grande,
salida natural de Filipinos:
una isla de bloques de cemento
rodeados de tapiales y
de un convento de agustinos.
Si el viento soplaba del sur,
nos llegaba el aroma
de una fábrica de chocolate...
Cuando paso frente al palomar
de la Sociedad Colombófila Castellana,
el tiempo ha convertido
a Vicente, el fotógrafo minutero,
en estatua de bronce.
Me detengo, y miro el trípode
con la mirada inocente del niño que fui,
o más bien, del anciano protagonista
de "Fresas salvajes".
Elevo la vista a través del ramaje,
pero una catarata de niebla, me oculta el celaje.
¡Aún quedan ramas verdes!
Muy cerca de allí, el olor a castañas asadas
me retrotrae a la infancia.
¡Los recuerdos no cesan!
Con la ligereza de mis nietos,
me entremezclo con el gentío
bajo arcos luminosos.
¡Dulce nostalgia de Navidad!


Fotografía de Maribel Díez Salgado

jueves, 10 de diciembre de 2015


PASAJES DE "LAS LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMIAS" (21)
CAPÍTULO IV
Conociendo el pueblo

..................................................
 El primer intento fallido no supuso ningún contratiempo para Jeremías, que justificó el fracaso diciendo:
La Pili no da la prueba. Es muy recia y está crecida porque al Melquíades le va bien la venta. Es un maestro en eso del peso corrido y en poner papel grueso encima de la balanza, aunque te venda cien gramos de fideos finos. La muchacha ahora se ve con posibles y le ha pedido a su padre que la saque de la escuela y la lleve al «Amor de Dios», en Zamora. Estará pensando en echarse novio en la capital y con el paso del tiempo, ya verás como reniega del pueblo y nos dice que ha nacido a la sombra de la estatua de Viriato. Yo con esta chica para el próximo año ya no cuento.
No pasaron ni diez minutos cuando, calle abajo, tres muchachas con sus respectivos cántaros avanzaban lentamente hacia nuestra posición, dejándose ver. Parándose cada poco, cuchicheaban mientras nos lanzaban miradas insinuantes.
Esta vez no fue necesario que Jeremías les dirigiera la palabra, pues la más alta y desenvuelta, sintiéndose arropada por la presencia de sus compañeras, al llegar a nuestra altura, dijo a mi primo con un cierto retintín:
―Qué calladito tenías lo de tu primo; si no es por la Encarna, no sabemos que había llegado esta «joyita» ―dijo, señalándome.
―Pues eso, como es una joyita, pasa de largo, que tú con cualquier bisutería ya vas bien apañada ―contestó Jeremías, casi sin mirarla.
―¡Uy madre, vaya humos! ¡Quién fue a hablar! ¿Quién te has creído que eres? ―contestó, soliviantada, la muchacha.
―Pues quién va a ser: el hijo del Mecagüen ―respondió otra de las acompañantes―. Y las tres, entre risas, reanudaron la marcha.
                       ..................................

                                                              

domingo, 6 de diciembre de 2015


JOAQUÍN, EL HIDALGO DE URUEÑA

Apenas 50 Km. separan Valladolid  de Urueña y, en tan corta distancia, es posible retroceder  en el tiempo. Paulatinamente, abandono la industrial ciudad, la autovía, la fronda de los montes Torozos que me abraza a ambos lados de  la carretera comarcal, hasta que logro divisar la muralla de la primera Villa del Libro de España, pórtico del Medievo. Aparco y atravieso a pie el arco que me saluda mostrándome las piedras que se descubren ante mí, venciendo a duras penas la pertinaz niebla. 

El encanto me envuelve mientras me dirijo, lentamente, hasta el centro e-LEA Miguel Delibes. Allí tengo una cita con la Asociación "Amigos de Joaquín. Fundación Joaquín Díaz". Llego tarde. Hubiera resultado pueril atribuir la tardanza al embobamiento que me distrajo contemplando casas solariegas y calles empedradas, limpias como la mañana. Joaquín. observa e interviene en la reunión, dando opinión sobre asuntos concernientes a la Asociación. Este hombre posee, el porte de un hidalgo, la voz armónica, la mirada aguda y la mente lúcida, siempre dispuesta a abordar nuevos proyectos culturales. Vive en una casona del siglo XVI en la soledad multitudinaria de libros e instrumentos que se ofrecen a quien visita el Centro Etnográfico que lleva su nombre. Cerca de allí se puede contemplar un museo de campanas enmudecidas que deberían repicar desde las almenas dando tañidos de agradecimiento. ¿Qué hubiera sido de Urueña sin Joaquín?. El anfitrión, uno a uno, nos saluda, nos estrecha en un abrazo entrañable de amigo verdadero. Yo, también me reencuentro con añoradas amistades y vuelvo a recorrer las calles de este pueblo sorprendente en el que las librerías salen a tu encuentro como setas en húmeda otoñada.

Después, la comida fraterna que nos reúne y nos alimenta con un ingrediente que no figura en el menú: la amistad. Por motivos familiares me veo forzado a acortar la sobremesa. Joaquín me despide con la cordialidad acostumbrada. De vivir en otro tiempo, hubiera inspirado a Gaspar Sanz su "Fantasía para un gentilhombre".

Antes de regresar, no me resisto a contemplar, de nuevo, las murallas ni la incomparable atalaya desde la que se divisa el mar desecado de Castilla. El sol quiere que pueda contemplar la Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada, tantas veces sumergida en ese mismo mar de nubes.

Por el camino, tarareo, "Dime, ramo verde" y la voz del hidalgo se superpone, hasta acallar la mía. En la Mudarra, el tendido eléctrico me devuelve, a mi pesar, al tiempo presente. Es entonces, cuando añoro, la dorada tranquilidad de Urueña.





jueves, 3 de diciembre de 2015


IMAGINERIA, LITERATURA Y JUBILEO

La fotografía que encabeza el cartel-convocatoria del inicio del Jubileo Dominicano en Valladolid, reproduce la talla del imaginero Gregorio Fernández (1576- 1636), titulada, "Ascensión o Gloria de Santo Domingo".

La talla, diseñada en un principio para el retablo de la iglesia de San Pablo de Valladolid, proyecto que no llegó a  consumarse, se puede admirar, no obstante, en el Altar Mayor de la propia iglesia, sostenida por un pedestal  que arranca del muro a unos metros del suelo, lo que produce una sensación de auténtica "elevación". Coadyuva a esta impresión, el hecho de que el pie izquierdo del santo, se apoye sobre  un banco de nubes, como queriendo dar impulso a la elevación. Gracias a los pliegues del ropaje se consigue un efecto de figura tensionada que se remata en una cabeza vuelta hacia un crucifijo que sostiene su mano izquierda. Para dar más sensación de espiritualidad, sólo se aprecian las formas humanas de las manos y de la cabeza, emergiendo de una ampulosa vestimenta talar en glorioso movimiento. La cabeza que luce tonsura clerical, barba rectangular y bigote, tiene la serena mirada de los escogidos. Sobre la frente, se aprecia el símbolo de la estrella.

Esta imagen me ha impresionado desde niño y, por eso, cuando publiqué mi primera novela, "Las lamentaciones de mi primo Jeremías", dediqué a ella unos párrafos  en un pasaje en el que mi protagonista acababa de confesarse en la iglesia de San Pablo:   

Con tan ligera penitencia, floté más que anduve hasta los pies de la impresionante escultura que de santo Domingo hiciera Gregorio Fernández. El santo parecía extasiado, contemplando el crucifijo que sostenía su mano izquierda, indiferente al viento celestial que agitaba los pliegues del hábito. Acercándome, pude distinguir en su frente una estrella, y quedé tan impresionado al contemplar la claridad de su mirada, que hice propósito de imitarle, hasta conseguir que la mía tuviera esa dulzura angelical.


El cartel anunciador me da argumento para felicitar a la Orden Dominicana en general, y a la Familia Dominicana de Valladolid, en particular, al iniciarse en nuestra ciudad, con unas solemnes Vísperas, el Jubileo que conmemora el octavo centenario de la promulgación de las Bulas Pontificias de Honorio III, por el que se dada Régimen Jurídico a la Orden que fundara Santo Domingo de Guzmán.

domingo, 29 de noviembre de 2015



UN PUEBLO ENCANTADOR Y AGRADECIDO

Tiene El Cubo de la Tierra del Vino, un encanto especial.  Perteneciente a la provincia de Zamora, situado a medio camino entre las ciudades de Zamora y Salamanca en plena Vía de la Plata, rodeado de pinares y encinares, aromatizado con el inconfundible olor de los jarales, salpicado su término con viñedos que recuerdan tiempos pasados que le dieron nombre, este hermoso pueblo añade a tan extensa riqueza plástica, el encanto de sus gentes.

Cuando el pasado día 25, tuve ocasión de visitarle, pude apreciar cuanto he dicho y mucho más. No es frecuente que un pueblo que, como comenté en mi anterior entrada del blog, roza los quinientos habitantes, preste atención a la Cultura y a la difusión de su patrimonio cultural. Únase a todos esos valores, el del agradecimiento.

Al terminar la charla sobre mi novela "Las lamentaciones de mi primo Jeremías", su alcalde, D. Basilio Leal, me hizo entrega de una placa, cuya inscripción diseñada por la Concejala de Cultura Dª Asunción Martín, que es todo un bellísimo texto de agradecimiento, ocupa ya, un lugar preferente de mi casa. A continuación reproduzco su texto. Creedme que, al hacerlo, no me mueve la presunción, sino el legítimo orgullo.
¡Gracias! ¡Mil gracias! querido pueblo.

EL ÉXITO CONSISTE EN CONSEGUIR LO QUE SE DESEA.
LA FELICIDAD, EN DISFRUTAR DE LO QUE SE CONSIGUE.
A  D.CARLOS MALILLOS RODRÍGUEZ,
COLMADOS DE AGRADECIMIENTO Y ORGULLO POR SU APORTE
LITERARIO Y POR TODOS SUS MOMENTOS VIVIDOS
EN ESTE SU PUEBLO, EL CUBO DE LA TIERRA DEL VINO,
QUEREMOS MOSTRARLE NUESTRO AGRADECIMIENTO,
ACOMPAÑADO DE LOS MEJORES DESEOS.
EXCMO. AYUNTAMIENTO DEL CUBO DE LA TIERRA DEL VINO.
EL CUBO DE LA TIERRA DEL VINO          25-11-2015


jueves, 26 de noviembre de 2015


CRA. "BAJO DUERO" EL CUBO DE TIERRA DEL VINO (Zamora)

Puede que la visita realizada ayer a este CRA zamorano, haya sido una de las que más emoción me haya aportado, de cuantas he efectuado hasta la fecha. Hacía tiempo que deseaba contactar con los habitantes de este municipio en el que discurrieron los veranos más apasionantes de mi infancia y adolescencia  y, por supuesto, poder explicar a los alumnos que estudian en este Centro, que ellos representan la continuación generacional del "Jeremías", personaje inspirador de mi primera novela.

Este anhelado "regreso al pasado" ha sido posible gracias al empeño de la Corporación Municipal, de las profesoras del Centro y también, por qué no decirlo, de más de un vecino que habiendo leído la novela, sugirió mi presencia en el pueblo de sus amores y de los míos.

Para mí, constituye un ejemplo a seguir, que en este municipio de apenas quinientos habitantes y con un censo escolar acorde con el incremento demográfico actual, ha puesto el  interés necesario para que hechos acaecido en su término y reflejados en la novela, sean dados a conocer. ¡Eso es difundir el patrimonio cultural de un pueblo!

Personalmente, he disfrutado de lo lindo, recordando a través de los asistentes, anécdotas y acontecimientos ocurridos antaño y también, en los últimos tiempos, así como los esfuerzos que está llevando a cabo el nuevo equipo de gobierno para mejorar el pueblo, como es el adecentamiento de la Plaza Mayor y de la fuente del Chagaril.


Al finalizar la charla, el alcalde de la localidad, don Basilio Leal, me ha hecho entrega de una placa con una dedicatoria preciosa cuya inscripción os daré a conocer en mi próxima entrada del blog. En ésta ya no caben más satisfacciones.

jueves, 19 de noviembre de 2015


PASAJES DE "CÉCILE. AMORÍOS Y MELANCOLÍAS... " (21)

 CAPÍTULO III
La Prepotencia

...........................................

Llegados a la iglesia de San Juan, por vez primera, tuve ocasión de postrarme a los pies de la Virgen de la Soledad. Unas rejas separaban su frágil y enlutada figura del resto de la nave. En una atmósfera silente, aromatizada por la ingente cantidad de ramos de flores allí depositados, sentí una agradable sensación de paz, aunque un escalofrió recorriera mi cuerpo cuando descubrí en su rostro un reguero de lágrimas. Las huellas de su dolor irradiaban serenidad y ternura a raudales y comprendí la devoción que los abuelos sentían por esta advocación de la Madre de Dios, así como su deseo, a la postre realizado, de que esta imagen quedara impresa en los recordatorios cuando se produjera su fallecimiento.
Con una doble genuflexión, acompañada de una inclinación de cabeza a todas luces exagerada, mi padre dio por concluida tan protocolaria visita y me invitó, acto seguido, a disfrutar de un delicioso pincho de tortilla en una de las cafeterías de la Plaza.
―Pónganos también dos vasos de agua ―indicó al camarero, para acto seguido explicarme, como era costumbre, su proceder―. Hemos de reponer fuerzas, pero sin que el vino o la cerveza me aturdan y no sepa dar cumplida razón de mis pretensiones al perillán de don Jacinto. Un negocio es un asunto muy serio en el que hay que tener a punto toda la artillería disponible.
Desandando el camino, enseguida dimos con Félix. Se sujetaba apoyando la espalda en el lateral del coche, masticando el mondadientes según costumbre. Se conoce que él había encontrado también algún “templo” donde reponer fuerzas y adorar al dios Baco, pues el rostro enrojecido y el desparpajo con el que habló a mi padre, así lo indicaban:
―Pase y acomódese el señor notario y la compaña ―dijo, abriendo la puerta del vehículo― que en menos que canta un gallo, nos llegamos al Cubo.
                                                                                   ...................................................


domingo, 15 de noviembre de 2015

NIEBLA

Me resulta difícil recordarte
 juvenil y radiante, como eras.
Los años borran  las aristas
de la pasión encendida,
difuminando los contornos
que me enloquecían...
Las palabras antaño pronunciadas,
pierden la intencionalidad
con las que fueron dichas
y ya no estoy seguro de rememorar
el aroma que exhalaba tu cuerpo.
En el otoño de la vida,
se va formando una catarata
en los ojos de la mente;
 una niebla persistente y fría
como la que hoy observo,
privándome la nítida visión
de los árboles lejanos.
Impaciente, espero el soleado mediodía
en que te ensoñaré tal cual eras,
 entonces, los parterres desprenderán
el aroma de tu cuerpo
y comprenderé el exacto significado
del "Te quiero" con el que me saludabas
en cada amanecer.


Fotografía de Ángeles Manso.

jueves, 12 de noviembre de 2015

UN PEQUEÑO GRAN LOGRO

Puede que, a simple vista,  haya pasado desapercibido. Pero desde hace unos días, la portada de mi primera novela, que figura a la derecha de este escrito, ha sufrido una pequeña y gozosa modificación. La leyenda:  "3ª edición", ha sido sustituida por "4ª edición". Efectivamente, queridos amigos, la demanda de ejemplares ha sido tal, que la editorial se ha visto abocada a imprimir de nuevo.

Este pequeño gran logro, me da pie para dar las gracias a cuantos lectores han adquirido ejemplares, especialmente  a Directores de Colegios y Jefes de Departamento de Lengua Castellana, que han decidido incorporar como libro para el Fomento de la Lectura en sus Centros escolares, a mí "Jeremías".

Sin duda, la difusión entre los profesionales responsables y comprometidos con que sus alumnos lean textos  apropiados a su edad (11-16 años), ha hecho posible que, a día de hoy, tenga mi agenda completa para visitar Centros e impartir charlas literarias, durante este primer trimestre.

Pero, ¡que no cunda el pánico!, para el segundo y tercer trimestre, dispongo de fechas libres. No tenéis más que comunicarlo a cualquiera de las direcciones de mi editorial: galeondifusion@gmail.com, o bien, galeonbooks@gmail.com y  seréis atendidos a la mayor brevedad posible.

El favor será mutuo, porque el contacto con los jóvenes lectores, me rejuvenece.

 ¿Nos vemos?

domingo, 8 de noviembre de 2015


PASAJES DE "LAS LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMÍAS"  (20)
 CAPÍTULO IV
Conociendo el pueblo

.................................
―Aquí, sentados a la puerta de Teresa, la Africana, veremos pasar a eso de las doce a las chicas con sus cántaros, camino del Chagaril ―me informó, mi primo―. A las tías es mejor verlas así, en un día de trabajo, porque estando sin arreglar, no te engañan con maquillajes, tacones y pijadas, como cuando van a misa. Tienes que estar atento y no perder detalle de lo que las digo, ni cómo las trato. Ser un poco duro es lo mejor en estos casos. Como te hagas el finolis estás perdido. Te lo digo por experiencia ―dijo ufanamente, lanzando su mirada calle arriba―. Esto lo hago por ti, para que vayas cogiendo experiencia y sepas cómo tratar a las mujeres.
Se notaba que Jeremías tomaba muy en serio la tarea de profesor que se había impuesto, con el noble fin de hacer de mi persona un ser apto para bandearme por la vida y quitarme de una vez la pátina de capitalino que me impregnaba, y por eso me hablaba con la preocupación de darme en pocos días todo un cursillo acelerado de galanteos y tácticas amorosas.
―¡Mira! ¡Fíjate! Aquí viene Pili, la hija de Melquíades, el de los ultramarinos. ¡Ya verás cómo se liga!
Y sin más preámbulos, se dirigió resueltamente hacia la muchacha.
―Pili, date prisa y a la vuelta nos das un poco de agua fresca, no siendo que mi primo con la calor, se me muera de sed.
―Pues tomáis el montante tú y tu primo y, si queréis beber, vais a la fuente, que tenéis buenas patitas ―respondió Pili, empleando un tono despectivo.
                                                                                                      ...............................................


domingo, 1 de noviembre de 2015

CAMPO SANTO

Comienza el mes de noviembre con la festividad de Todos los Santos y continuará mañana con la de los Difuntos. En estas fechas, la España tradicional se desplaza masivamente a los cementerios. En el fondo, seguimos creyendo que la proximidad física a unos restos queridos, nos hacen estar más cercanos a la personas que nos dieron la vida o hicieron más feliz nuestra existencia.
Cada uno, según sus creencias, celebrará con mayor fervor la festividad de hoy o la de mañana. Tal vez, las dos. Este puede ser mi caso. Por eso, he compuesto un soneto dedicado a un Campo Santo, cuyo ciprés indica el destino que espero alcanzar un día.


Donde mora la paz, siempre hay fulgores
que colman a los vivos de esperanza,
retratos en cristal, pura añoranza,
vivida en el crisol de los amores.

Te acercas y te llenas de temblores
al ver, hasta donde la vista alcanza,
tu apellido bailando en una danza
dramática de cifras y de nombres.

Solitario, el viejo ciprés guía,
con su extremo el Cielo señalando,
a quien espera bajo losa fría

y a quien escucha pájaros cantando.
Con el trino de fondo, melodía,
regresarás al mundo, meditando.




jueves, 29 de octubre de 2015


UN GOCE PARA EL OÍDO

Pocas sensaciones  son tan apreciadas por el oído como el canto entonado, acompasado y melodioso de la música polifónica. Sus vibraciones elevan y acunan el espíritu a la par que crean una atmósfera mágica en el ámbito en el que se escuchan. En este caso, los que acudimos a la iglesia de San Felipe Neri, el día 25, tuvimos la grata sensación de que las voces de los componentes del Grupo de Música Antigua de la Universidad de Valladolid y del Coro Musicalia, (que actúan, normalmente,  bajo la dirección del doctor en Musicología Ignacio Nieto),nos sedujeran interpretando obras de Heinrich Schütz, Felix Mendelssohn- Bartholdy y Josef Gabriel Rheinberger, a las órdenes del Director invitado Roland Börger.
Este músico, profesor de coro de la Hochschule de Leipzig, había impartido en días precedentes un Taller de música coral alemana de 12 h. de duración a los integrantes de las dos agrupaciones intervinientes y el Concierto no era sino la constatación de los progresos obtenidos. En cada una de las interpretaciones pudimos comprobar, que el aprovechamiento había sido óptimo. Ayudados por un folleto con el Programa, que los organizadores pusieron a disposición del público, en que se podía leer en alemán y español la letra de cada composición, se llegaba a comprender el significado y el dramatismo de la interpretación. Un detalle muy de agradecer.
Mención especial merecen los componentes de ambas agrupaciones. De envidiable juventud, dotados de frescura y calidad suficiente en sus voces, hicieron posible que la audición resultara un éxito. No me resisto a escribir sus nombres como homenaje de gratitud.
Cantantes
Sopranos: Martha Magro*, María Albors, Mercedes Guerro, Eva
Muñoz, Raquel País, Gema Lagunilla, Nicoleta Becheru, Teresa
Rosado, Verónica Rioja, Beatriz Valbuena*, Sandra Álvarez.
Contraltos: Ana Amer, Belén Blanco, Mª Jesús López*, Mónica
García, Cristina Pérez*, Teresa Nieto*, Olga Santos, Iris Muñoz, Leire
Sánchez, Norma Rodríguez, Beatriz Pérez.
Tenores: Juan Guijarro, Guillermo García, Eduardo Peña, Antonio
Galván, Javier Ferrero*, Gregorio Casado, J. Pedro Lozano*, Javier
Sanz, Pablo Román.
Bajos: Luis Barriga, Ismael Escudero*, Carlos Estébanez, Joaquín
Rivas*, Sergio Valverde, Iván Iglesias, Daniel Vallejo, Jorge Bombín,
Javier Frontela, Daniel de la Puente, Ignacio Nieto.
*Solistas



domingo, 25 de octubre de 2015


LOS CABALLEROS DE VALEOLIT. LEALTAD Y PROMESA

Los caballeros de Valeolit es el título de una trilogía, cuya primera parte: Los hijos de Pelayo, mereció la distinción de recibir el Premio Miguel Delibes de narrativa 2015. Su autor, el prolífico escritor Antonio José López Serrano, presentó el pasado día 22, en la librería Maxtor, la segunda parte, subtitulada: Lealtad y Promesa.
En un acto que resultó muy interesante,  intervino en primer lugar el conocido y documentado historiador  Javier Burrieza, quien hizo una magnífica introducción de la novela histórica en España y se congratuló de que Antonio José se hubiera adentrado en una determinada época, valiéndose de una amplia documentación, pero sabiendo dar una perspectiva anovelada de los hechos históricos ocurridos entonces.
El propio autor nos explicó que en su novela, narra los acontecimientos que sobrevinieron en terrenos conquistados en el siglo XI. A la muerte de Fernando I de León, casado con Sancha de León, el Reino se divide entre sus cinco hijos. El primogénito, Sancho, recibe el Reino de Castilla. Alfonso, el favorito del padre, recibe el Reino de León. El tercer hijo varón: García, el Reino de Galicia y las Infantas Urraca y Elvira, las ciudades de Zamora y Toro, respectivamente. Este reparto no era frecuente en una época en el que el primogénito heredaba junto al título de rey, todas las posesiones.
Tras un periodo de calma, a la muerte de la madre, Sancha de León, ocurrida en 1067, surgen las guerra fratricidas. Incluso los dos hermanos mayores se someten al Juicio de Dios en Llantada en el que Sancho, resulta vencedor, aunque su hermano no acepta el resultado. Ambos, sin embargo, unen sus fuerzas para despojar de sus posesiones a su hermano García, que tras varios avatares, muere encarcelado en el castillo de Luna.
La novela recrea, también, el cerco de Zamora por parte de Sancho II el Fuerte y su posterior asesinato a manos de Vellido Dolfos, lo que despeja el camino para que Alfonso, con la ayuda de su hermana Urraca, reine como señor de Castilla, León y Galicia. Conocido como Alfonso VI el Bravo, tendrá que demostrar su inocencia en este probable fratricidio en la Jura de Santa Gadea, ante uno de los más fieles vasallos de Sancho: El Cid Campeador...
La historia continúa dando paso a personajes tan interesantes como el conde Ansúrez, al que se considera fundador de la ciudad de Valladolid (Valeolit)...
En la novela, la narración de estos hechos, algunos de los cuales no están unánimemente admitidos por todos los historiadores, es contada desde la perspectiva de dos caballeros: Fernando y Nuño, que ejercen como tales, al cumplir las promesas hechas ante la reina Sancha.
En definitiva, un interesante volumen, muy bien escrito y excelentemente documentado que nos mantiene en expectante espera hasta la aparición del que ha de cerrar la trilogía.


jueves, 22 de octubre de 2015

PASAJES DE "CÉCILE. AMORÍOS Y MELANCOLÍAS..." (20)
CAPÍTULO III
La Prepotencia

...........................................................

―En este pueblo ―dijo, refiriéndose a Coreses― nació Ramón Álvarez, gran imaginero y autor de muchas de las tallas de la Semana Santa zamorana, entre ellas la de la Virgen de la Soledad.
Tal era su animosidad que parecía que, al atravesar el límite provincial de Zamora, todo su cuerpo hubiese experimentado una resurrección gloriosa, que le dotaba de una locuacidad propia de un predicador.
Al llegar a la capital, frente a los jardines de La Marina, ordenó a Félix:
―Sigue por Santa Clara arriba, hasta que puedas aparcar. Allí nos esperas el tiempo que sea menester. He de hacer una gestión que nos ocupará un tiempo.
La gestión no era otra que llegarnos hasta la iglesia de San Juan y hacer una visita a la Virgen de la Soledad.
―Era una costumbre que tenían mis padres cada vez que se acercaban a Zamora ―me dijo, al llegarnos a la Plaza Mayor―. Nosotros seguiremos con la tradición, como buenos católicos. Recuerdo que, en vida de mis padres, no había Sábado Santo que no acudiéramos a ver la procesión de la Virgen, por mucho frío que hiciera. Éstas y otras historias, de las que tendrás noticia con el tiempo, pertenecen al acervo cultural de nuestra familia, y no deben salir de ella. Como has podido comprobar, no he querido que Félix supiera de nuestras costumbres y de nuestra forma de proceder. A cada uno en esta vida nos toca representar un papel y él, hoy por hoy, está a nuestro servicio, y de lo que hagamos o dejemos de hacer, cuanto menos sepa, mejor.

                                                                                        .....................................

domingo, 18 de octubre de 2015



CRISTALES ROTOS


Este es el sugerente título con que el escritor J.M. Barbot ( Burgos. 1976), ha bautizado a su  primera publicación en prosa. Editada hace algunos meses, ayer, en la  Microbodega Urbana, tuvo lugar su presentación en Valladolid, ciudad en donde el autor vivió su infancia y buena parte de su juventud.

J.M. Barbot es un poeta de cualidades excepcionales, autor del Poemario "Ulises desconcertado"y componente del grupo PoeKas, difunde sus versos en cuantos recitales literarios tiene oportunidad de demostrar su valía. Su incursión en un mundo diferente, pero no alejado del habitual, representa un reto con el que su envidiable pluma intenta llegar a un mayor número de seguidores a través de relatos de mayor o menor extensión, que agrupa en un único volumen. En mi modesto entender, esta meta la alcanza sobradamente, por cuanto la colección de cuentos que componen su publicación:textos ágilmente narrados, resulta amena, variada y en algún caso de sorprendente final. Los relatos, de contenido muy diverso, transportan al lector apenas comenzada su lectura, a un mundo en donde la imaginación de cada cual puede seguir fantaseando, una vez concluido el pasaje. Resulta muy acertada a este respecto, la cita de Hemingway que figura en el prólogo: "lo importante no es lo que se cuenta, sino lo que se esboza". El simbolismo del cristal roto, que bien pudiera referirse a la conciencia, la inocencia o el recuerdo, encierra la metáfora de la vida misma. Desde una estructura intacta con las que somos lanzados a esta vida, los avatares en los que nos sumerge la existencia, hacen que ésta se vaya fracturando hasta el punto de que, pasado un tiempo, al volver a mirarnos en ella, tengamos dificultades para reconocernos; los proyectos se van quebrando de igual forma que los anhelos e ilusiones, de forma tal, que para tratar de recomponer el imposible puzzle de fragmentos rotos, hayamos de recurrir como pegamento mágico al mundo onírico. He creído descubrir ese mundo de manera más o menos encubierta en sus relatos, que nos llevan a recordar la frase calderoniana: "que los sueños, sueños son". La nostalgia de lo que pudiera haber sucedido y no ocurrió, se relata con la credibilidad de un sueño. Como sucede cuando estamos inmersos en él, todo encaja a la perfección y tiene sentido. Una vez despiertos, alimentamos esa ilusión para afrontar con éxito la cotidianidad, seguramente menos atrayente, pero real.   
Una desbordante imaginación impregna las páginas de este volumen que debemos paladear pausadamente, como el buen vino con que el autor obsequió a quienes encantados y en gran número, asistimos al evento.

Enhorabuena al autor, al que deseo, vehementemente, continúe con su exitosa carrera literaria.