jueves, 22 de enero de 2015

NIEVE

     Una débil capa de nieve ha cubierto nuestra ciudad, como demostración palpable de que el invierno ha decidido acompañarnos por un tiempo. Me hubiera gustado que la nevada durara más, para disfrute de la chiquillería, pero ya sabéis que en estos asuntos poco podemos hacer los humanos. Con todo, he disfrutado contemplando el majestuoso descenso de los copos y el maravilloso paisaje con el que se vistió la ciudad, motivo más que suficiente para inspirarme la composición de esta Octava Real, que espero os guste.
Quiero ser como tú, copo: blancura,
teñir de igual color altos y valles,
acicalar de luz y de hermosura
parterres de jardines, y las calles.
Descender, lentamente, a la aventura
sin pensar el lugar en que me halles.
Deshacerme: ser agua en este mundo,
cuando me sienta herido en lo profundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario