jueves, 5 de febrero de 2015

YO, CONFIESO

Pudiera ser mejor, según se mire,
dejar el interior al descubierto,
que sea vuestra voz la que me inspire,

un poema de amor en seco huerto.
En el sentir de un corazón cansado,
por ahora, lo único que oferto

es en las tardes, tibio sol dorado,
resplandores de luz al mediodía,
por las noches, quizás, el sueño alado,´

referente eternal de mi poesía.
Como apuesta: creer en lo imposible
mientras conserve un soplo de energía,

hacer de la esperanza un ser tangible,
dejar en el olvido la tristeza,
y tornar el dolor en mal vencible,
al escuchar del verso, la grandeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario