jueves, 18 de junio de 2015

JESÚS RODRÍGUEZ,

pasó por el mundo haciendo el bien

Este libro, preciosa recopilación de toda una vida de entrega a los demás, del sacerdote vallisoletano Jesús Rodríguez (1925-1994), fue presentado el 29 de abril del presente año, con motivo de la 48 Feria del Libro de Valladolid.
Su autora, Mª Teresa Gil, ha tardado cerca de veinte años en recopilar testimonios de más de una treintena de coetáneos de este ejemplar sacerdote embarcado en múltiples tareas, algunas de ellas verdaderamente avanzadas para la mentalidad de su tiempo.
Mª Teresa, señala los hitos más importantes de una vida dedicada, como él mismo dijo, a la educación de jóvenes: Mi vocación ha sido siempre la enseñanza, los jóvenes. A ellos he dedicado mi vida.

Desde niño, sintió la vocación religiosa y tras su paso por Comillas, se licenció en Filosofía y Letras y en Teología, siendo ordenado sacerdote en la Capilla de la Universidad Pontificia de Comillas en el año 1950. Tras una breve estancia en Aldea de San Miguel, es destinado a la capital en donde ejerce como Consiliario de la JOC, asociación con la que se sentía comprometido aún antes de su ordenación. Hombre inquieto y de gran actividad, pasa sus veranos en Le Mans en donde aprende el idioma galo, con tal aprovechamiento, que se Diploma por la Escuela Central de Idiomas de Madrid, ejerciendo como profesor titular de francés en el Seminario Diocesano (1953.1983), actividad que compaginó con la de profesor de religión del Instituto Zorrilla (1952-1990). Es en este Centro se revela como un innovador en la forma de impartir la materia, atendiendo más al fomento de la espiritualidad juvenil, que a la propia literalidad de los textos. Los que tuvimos la suerte de  de tenerle como profesor, sabemos que, además de un excelente pedagogo, era el abogado al que acudíamos ante cualquier dificultad. Promovió durante años las excursiones de fin de curso a Lourdes (algo insólito en aquellos tiempos). Hombre de gran preocupación social, su inquietud le lleva  a crear la Asociación de profesores de Religión, motivo por el que despertó no pocas suspicacias en la Jerarquía Eclesiástica. Años después, conseguidos los objetivos básicos de la Asociación, él mismo confesaría: A veces nos hemos sentido emparedados entre la Jerarquía y la Administración Civil.
Con todo, su mayor preocupación era la formación de los jóvenes. Consigue formar grupos con varios de ellos, a los que reúne al principio, de manera provisional, en un sótano de la calle Expósitos. Son los llamados grupos" Underground, que bajo la cobertura legal de "Asociación", suponen el germen de un proceso formativo de jóvenes cristianos comprometidos, a los que D. Jesús, alienta y dirige. El número de asistentes se incrementará con la incorporación de alumnos de los Colegios La Salle y Teresianas, hasta fijar su sede en el edificio de Acción Católica de la calle Santuario.
Una vez jubilado, tras un breve paso por Matapozuelos, es nombrado párroco en la iglesia de san Lorenzo. Sólo ostentará el cargo durante cuatro años. Una rápida y cruel enfermedad le lleva al Cielo a comienzos de 1994.

El próximo sábado, día 27, a las ocho de la tarde, en el centro Cívico de Matapozuelos, su pueblo de origen, se le rendirá un merecido homenaje, al que estáis invitados.

Nota: Este libro, únicamente se encuentra disponible en la Papelería Ambrosio Rodríguez.  Telf. 983 371 476. El donativo recaudado irá destinado a la Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Valladolid. CAMINO. Asociación de Utilidad Pública.


1 comentario: