domingo, 15 de noviembre de 2015

NIEBLA

Me resulta difícil recordarte
 juvenil y radiante, como eras.
Los años borran  las aristas
de la pasión encendida,
difuminando los contornos
que me enloquecían...
Las palabras antaño pronunciadas,
pierden la intencionalidad
con las que fueron dichas
y ya no estoy seguro de rememorar
el aroma que exhalaba tu cuerpo.
En el otoño de la vida,
se va formando una catarata
en los ojos de la mente;
 una niebla persistente y fría
como la que hoy observo,
privándome la nítida visión
de los árboles lejanos.
Impaciente, espero el soleado mediodía
en que te ensoñaré tal cual eras,
 entonces, los parterres desprenderán
el aroma de tu cuerpo
y comprenderé el exacto significado
del "Te quiero" con el que me saludabas
en cada amanecer.


Fotografía de Ángeles Manso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario