jueves, 29 de diciembre de 2016

REFLEXIONES CAROLINGIAS  (XI)

No todos los peces viven en el agua. Los más grandes nadan en champán.

—Paco: ¿Qué te pasa? ¿Estás desvelado? En toda la noche no has dejado de dar vueltas. 
—¡El paño! ¡El paño! — parloteó el loro, desde su jaula destapada.

Los pavos supervivientes del Thanksgiving Day, comían alborozados una ración extra de maíz. ¡Pobres! Desconocían que engordaban para el día de Navidad.

No te creas muy guapa si escuchas muchos piropos a tu paso. Las mujeres verdaderamente hermosas, nos dejan a los hombres con la boca abierta.

Dos no discuten si uno no puede.

Enamorado, le parecía estar flotando entre nubes. A las pocas horas, el avión tomaba tierra.
.
¡Qué recuerdo tan dulce conservo de aquella novia pastelera!

Genoveva, se asustó, al comprobar lo que había aumentado de peso en la última quincena. Luego, al darse cuenta de  que se había pesado sin quitarse los pendientes, respiró aliviada.

Se pasaba las horas preguntándose, cómo hacer con los pies, juegos de manos.

No hay que repetir muchas veces a un individuo la misma cosa. Si a la segunda, no te contesta, es que no le interesa lo que estás diciendo o es que tiene agotadas las pilas del sonotone.

Aquel día, su marido no le dijo cómo era su costumbre:¡Mi vida!, sino ¡Mi muñeca! Entonces se dio cuenta de que se había pasado con el Botox.

Si quieres hacer un cursillo acelerado de inglés, no tienes más que prestar atención a los spots televisivos que anuncian colonias.





domingo, 25 de diciembre de 2016

EL PASTOR Y EL ÁNGEL

En la noche blanca, luna de plata,
mirando el cristal helado del río,
un pobre pastor, temblando de frío,
busca acomodo junto a una fogata.

¿Cómo puede ser—para sí relata—
que escuche el cantar de tanto gentío
quedándose el pueblo casi vacío
hoy que las casas se visten de nata?

No temas nada y vete deprisa,
—un ángel pronuncia desde la altura—
lleva el rebaño que temple la brisa,

sabes que la lana quita friura,
y así dormirá con una sonrisa
Dios hecho Niño, y la Virgen pura.




jueves, 22 de diciembre de 2016


VISITA AL COLEGIO "BLANCA DE CASTILLA"

Se va convirtiendo casi en una tradición, que cada año, al finalizar el primer trimestre, realice una visita a este Colegio de Palencia, regentado por las M.M. Filipenses. Al frente del Departamento de Lengua y Literatura Castellana, cuento con la inestimable ayuda del profesor D. Francisco Ganges, que no tiene inconveniente en recomendar para 1º y 2º de bachillerato, dentro del Plan para el Fomento de la Lectura, mis dos novelas. Es un hecho que me halaga, porque generalmente en estos cursos, resulta obligada la lectura de los clásicos o de novelistas con un currículo universalmente reconocido y en ocasiones, la presión ejercida por las grandes editoriales (no citaré a ninguna), hace que junto con los libros de texto, propongan su propio fondo editorial. Por tanto, gracias Fran, por tu personalidad y valentía.

Centrándome en lo acontecido en la mañana de ayer, he de decir que en ambos cursos, me he encontrado con un alumnado educado y receptivo, pese al ambiente fiestero en el que se desenvuelven los días cercanos a las vacaciones. Su comportamiento ha sido ejemplar y sus preguntas me han demostrado el interés que ha despertado en ellos la lectura de mis novelas.

Al finalizar la charla, durante la firma de ejemplares, he vuelto a sentir su cercanía y he respondido a alguna que otra pregunta que, quizás por vergüenza, no se habían atrevido a formularme públicamente. Me ha sorprendido comprobar que algunos de ellos son fieles seguidores de mi blog. ¡Gracias, amigos!

En resumen, una mañana plenamente satisfactoria y una acogida por parte del profesorado, excelente.


 Con el regusto de las buenas sensaciones, he regresado a mi ciudad de origen. Ojalá el próximo año, con éstas u otras publicaciones, pueda visitar de nuevo, este magnífico Colegio.

domingo, 18 de diciembre de 2016

ENTRE NIEBLAS Y TINIEBLAS

Como era de esperar, la niebla se precipitó desde del cielo, antes de que los últimos rayos del anaranjado sol, cayeran rendidos ante el poder de la noche ciega. Al poco rato, la luz de las farolas indicaba tan sólo el lugar en donde se ubicaban, sin que tan siquiera pudieran alumbrar la acera por la que Reme caminaba presurosa, entre el tupido velo frío que mojaba su rostro. Lejos de su destino, ante la certeza de que la visibilidad no iría a mejor y tiritando de frío, decidió hacer una alto en el camino y tomar algo caliente en una cafetería que, guiñando la iluminación navideña, se le ofreció a modo de refugio.

Entró en el local y solicitó una infusión de yerbas. Mientras esperaba a ser servida, echó una rápida ojeada a su alrededor, comprobando que ella era la única clienta. Azarada, sintió deseos de huir de aquel lugar, pero ya había pedido la consumición y hubiera sido una descortesía hacía el hombre de chaquetilla blanca que ya preparaba su petición.

Al servirla y, quizás para romper el silencio, el camarero comentó:

—¡Vaya frió que hace, señora! Tardes de niebla tan cerrada, no deberían de existir. A mí me gusta el sol y los días claros. Parece una simpleza, pero la luz da alegría y sobre todo atrae clientela. En estas tardes crudas, uno se pasa el tiempo de brazos cruzados, te aburres de soledad, no haces caja y a la postre cuando cierras y llegas a casa, casi te da vergüenza comentar con tu mujer la recaudación.

—¿Tiene usted mucha familia?—preguntó Reme, curiosa.

—¡Figúrese! De momento dos hijos y otro de camino—Luego, sabiendo que nadie más podría escucharle, el hombre continúo hablando con la franqueza de una confesión—.  Me casé por amor esperando que la vida fuera tal como la había imaginado, pero a medida que pasa el tiempo te vas dando cuenta de lo duro que resulta mantener una familia, y eso que de momento, me voy apañando con la mujer que Dios me dio y con los críos que van llegando, pero, en ocasiones, resulta inevitable pensar en lo bien que estaría yo ahora si hubiera elegido el camino de la soltería.

Reme no contestó. Miró a su interlocutor intentando comprender su situación, se tomó la infusión sin esperar a que se enfriara, pagó dejando una buena propina y se lanzó entre la niebla, esperando alcanzar pronto su destino. Por el camino le dio tiempo a filosofar sobre lo escuchado, pensando que su interlocutor había hablado sin conocimiento de causa. La felicidad para ella, no dependía del estado civil, sino del amor que fueras capaz de dar al otro, aunque existieran días duros de nieblas y tinieblas. ¡Qué le iban a decir a ella de soltería! ¡Qué le podían decir sobre una elección de vida, asumida por amor! Cuarenta años soportando el calor africano y la picadura de mosquitos, sin luz eléctrica, expuesta a que cualquier enfermedad por nimia que fuera diera con sus huesos en la tierra rojiza, lejos de su familia. Luchando entre tinieblas, codo con codo contra el hambre, atendiendo a hijos que no eran suyos... Todo por un ideal y ahora, de nuevo en España, teniendo que padecer cuarenta grados menos de temperatura. En todo el tiempo pasado, se había sentido acompañada en la soledad, casada en soltería, iluminada en la oscuridad. Podía dar testimonio de cómo las tinieblas se disipaban en los momentos difíciles, aunque luego regresaran como cruel tentación, y sin embargo, la experiencia que daba sentido a su vida la mantuvo firme en su puesto. Por sorprendente que pareciera, siempre encontró consuelo en la adversidad. Esbozó una sonrisa al comprobar que, mientras reflexionaba aterida, la infusión calentaba sus entrañas.

Cuando alcanzó su destino, apretó el telefonillo repetidamente y, sin esperar respuesta, dijo con voz alta y clara:

—Abra pronto, hermana. Soy sor Reme.


jueves, 15 de diciembre de 2016

TUS RIZOS

Hoy mi blog se siente solidario con esta composición poética, que junto a otras, he cedido para su publicación, en una Antología Literaria, de próxima aparición, promovida por la escritora zamorana Emilia Casas Fernández y cuyos beneficios de venta, irán destinados a la Lucha contra el Cáncer.

Agradezco la deferencia de Emilia al incluirme en dicha Antología, a la vez que la felicito por su magnífica iniciativa.



Te suplico, que jamás  acortes tus rizos,
lianas trepadoras
por donde asciende el deseo
confuso de abrazarte
y de besar el oculto caudal de tu mirada.
Los contemplo, delicadamente atrevidos,
enmarcando tu rostro,
retorciéndose como elásticos  muelles,
cascadas de torrentes derramados
que inundan de pasión cada recodo
de mi "yo" desconocido.
Me encuentro totalmente inerme y desprovisto
de defensa, ante el avance penetrante
del aroma que difunde tu cabello.
Por favor, no acortes jamás la longitud de esos rizos
con los que sueño cuando el alma está cansada,
avejentada y pesarosa.
No los acortes,  por si, dolorido el ánimo,
pudiera, una vez tan solo,
entre lazos de seda
apagar mi sed
en el cáliz entreabierto de tus labios.


domingo, 11 de diciembre de 2016

PASAJES DE “CÉCILE. AMORÍOS Y MELANCOLÍAS…” (31)

CAPÍTULO V
La Acogida

………………………………….


A pesar de que la talla era la apropiada, las pocas carnes y la falta de costumbre de Petra a llevar uniforme, hacía que pareciera vestida para carnavales. A cada paso que daba, la cofia se ladeaba, pues no se sujetaba en su cabeza a la que el paso de los años había dejado escasa de pelo.
―¡Ay señorito! ¡que me vea yo de esta guisa! ―argumentaba Petra, al verse en el espejo del aparador―. Desde que me casé, no he gastado más que sayas, salvo cuando enluté por mi difunto marido, en que cumplí la promesa de llevar dos años el hábito de la Dolorosa.
―Date cuenta, Petra, de que ahora no estás en el pueblo, sino sirviendo en casa de un notario, y has de vestir conforme a lo que exige nuestro rango. Con el tiempo, te irás sintiendo cómoda con el nuevo atuendo, y luego no querrás llevar otro. Al lujo enseguida se acostumbra hasta el más desarrapado ―sentenció mi padre, con la exquisita delicadeza que le caracterizaba.
―¿Y si me mancan los zapatos? ―preguntó con todo fundamento Petra, que caminaba ya ligeramente escorada.
―¡Imposible! ―afirmó, mi padre―. Me han costado doscientas pesetas. Por ese precio, el tafilete es de tan alta calidad que se adapta a cualquier pie, aunque, como los tuyos, hayan estado pisando boñigas toda la vida.
Mi madre hizo un gesto de reprobación a las duras palabras de su marido y, más compresiva, trató de calmar las inquietudes de Petra.
―Hazme caso y comienza por ponértelos media hora el primer día y luego vas aumentando la postura progresivamente. Ya verás como así no te rozarán. Lo importante es que cuando venga Nacho, los lleves con soltura.
                                                                                     
                                                                  ....................................................                   ......
                                                                      

jueves, 8 de diciembre de 2016



¡PROGRAMA TUS VACACIONES!

No hay mejor manera de empezar a disfrutar de las vacaciones que se avecinan ni de comenzar el Año Nuevo, que regalando o regalándote un libro. Con mi agradecimiento anticipado, te ofrezco la posibilidad de que sea una de mis dos novelas:
















"LAS LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMÍAS"
"CÉCILE. AMORÍOS Y MELANCOLÍAS DE UN JOVEN POETA"

Para facilitar la tarea, os envío la dirección actualizada de los lugares de venta

VALLADOLID
Librería "A pie de página"  C/ Librería, 13
El Corte Inglés  C/Constitución, 2
El Corte Inglés  Paseo de Zorrilla, 130
Librería  "El sueño de Pepa"  Plaza Mayor, 3
Librería "Maxtor"  C/ Fray Luis de León, 20
Librería "Oletvum"  C/ San Felipe s/n
Librería "Sandoval"  Plaza de Santa Cruz, 10
Librería "Don Quijote" C/ Europa, 8

MEDINA DE RIOSECO (Valladolid)
Librería "Bécquer" C/ Lázaro Alonso, 1

URUEÑA (Valladolid)
Librería  "Primera Página" Corro de Sto. Domingo.

PALENCIA
Librería "del Burgo" C/Marqués de Albaida, 7
Librería "Iglesias" C/ Mayor, 80
Librería "V. Blanco" C/ Mayor Antigua, 17

LEÓN
Librería "Pastor" Plaza de Santo Domingo, 4
Librería Cosmos" Avda. Mariano Andrés, 8

BURGOS
Librería "Hijos de Santiago Rodríguez" Plaza Mayor, 22

ZAMORA
Librería "Mil Hojas" C/ San Torcuato, 48
Librería "Semuret" C/Ramos Carrión, 21
Librería "Didot"  C/ Pablo Morillo, 39

ÁVILA
Librería "Medrano"  C/Reyes Católicos,26

También se pueden adquirir en cualquier "El Corte Inglés" de España, solicitándolo a "El Corte Inglés" de Valladolid. Sin gastos de envío.
Y por descontado, directamente en la editorial: "Galeonbooks.com". Sin gastos de envío.
IMPORTANTE: Si deseáis que vuestro ejemplar esté dedicado, solicitarlo a la librería "El Sueño de Pepa" Telf. 983 01 66 02. En pocos días lo tendréis en vuestro poder, ya sea en cualquier localidad de España o del extranjero.



domingo, 4 de diciembre de 2016


PASAJES DE LAS “LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMÍAS” (31)
CAPÍTULO I
El Viaje
………………………….

Mi padre, en su quehacer cotidiano, tenía ocasión de trabar amistad con gran cantidad de gentes de toda edad y condición, y con el pretexto de que las escrituras reflejaran fielmente lo que deseaba el cliente, procuraba enterarse de toda la vida y milagros, tanto del protagonista como de familiares y amigos. Sabía muy bien, en cada ocasión, con quién estaba tratando, y si el sujeto era de condición sencilla, empleaba con astucia algunas muletillas que le daban un juego increíble:
―¡Hombre, don Menganito! ¡Así que es usted de Mayorga! ¿No conocerá a don Fulanito? Es muy buen amigo mío.
Ante un trato tan campechano, el cliente se sentía halagado y no paraba de hablar. Se creía un confidente necesario, deseoso de entablar amistad con el notario, por lo que, bajando el volumen de voz, en un tono confidencial, pormenorizaba todo lo que sabía acerca del tal Fulanito, comenzando por su estado civil actual, siguiendo por sus posesiones y terminando por: «Esto es lo que se dice de él en el pueblo; yo, ni entro ni salgo, usted ya me entiende…». Todos estos datos quedaban incorporados al increíble archivo mental de mi padre, que lo sacaba a colación, si era menester, en las tertulias del Círculo de Recreo; eso sí, con una elegancia exquisita:
―Es vox populi que don Fulanito tiene una barragana y anda un poco pillado de cuartos ―decía mi padre, al tiempo que ojeaba el periódico―, pero nunca hemos de hacer caso a rumores ¡La gente es tan mala!
En la sala de lectura, entre el humo de los habanos, las mentes preclaras de la ciudad, daban la impresión de no haber oído el comentario y continuaban deslizando la vista sobre los periódicos locales. Yo permanecía callado cerca del ventanal, repasando las odiosas declinaciones latinas, observando de soslayo el ajetreo callejero y con el oído atento a cualquier comentario. Al cabo de unos segundos, alguno de los contertulios, rompiendo el silencio afirmaba:
―Tiene usted razón, don Álvaro; no hay que hacer mucho caso de lo que se diga por ahí.
La sala recuperaba de nuevo la quietud, apenas perturbada por algún carraspeo, hasta que otro miembro de tan distinguido club, leía en voz alta la reseña completa de una esquela. Más silencio y, de nuevo, alguien que presumía conocerle muy bien, aseguraba:
―¡Pobre don Sixto! últimamente estaba muy malito. Pero ¿Qué se puede esperar de un hombre de setenta y cuatro años?
―Pero, ¿este don Sixto es el de los ultramarinos? ¿El padre de Marcial? ―preguntaba el curioso de turno.
―El mismo ―confirmaba el enterado―. Seguro que le has visto alguna vez; era bajito, calvo y un poco tartaja.
En un alarde de imaginación, el curioso sentenciaba:
―«El muerto al hoyo y el vivo al bollo», ha sido siempre una verdad como un templo. ¿Qué les parece a ustedes, si para alejar malos pensamientos, tomamos un cafelito?
Y todos, ordenadamente, iban a la cafetería, dejándome solo, minutos que aprovechaba para recitar en voz alta: «Amo, Amas, Amare….» haciéndome la ilusión de que Cristina estaba a mi lado, escuchándome.
.                                                                               ……………………………………


domingo, 27 de noviembre de 2016

URUEÑA... URUEÑA...

La celebración de la Asamblea General de la Asociación de Amigos de la Fundación Joaquín Díaz, que tuvo ayer lugar en el Centro e-LEA de la Diputación de Valladolid, fue la excusa perfecta para que un gran número de socios nos reuniéramos y, al tiempo que compartíamos afanes comunes de la Asociación, tuviéramos la oportunidad de reencontrarnos y de compartir impresiones en torno a ése gran anfitrión y mejor persona que es Joaquín Díaz. Siempre dispuesto a dejarse fotografiar junto a los que se lo solicitábamos, tuvo a bien acompañarnos en la fraternal comida con que se puso digno colofón a la Asamblea.

Antes, en medio y después, Urueña nos prestó la belleza de su muralla y de sus edificaciones para que el día resultara completo. Declarada Conjunto Histórico- Artístico, Urueña, además de ser la primera Villa del Libro de España, se ve enriquecida con todas las iniciativas que Joaquín Díaz ha llevado a cabo desde hace ya varios años, como es el maravilloso Centro Etnográfico que lleva su nombre o el Museo de las campanas, y con las que propone en la actualidad, como son la celebración de múltiples Simposios.

Bella en su casco histórico y hermosa allende de sus murallas, desde ellas se puede contemplar, una extraordinaria panorámica de la llanura terracampina salpicada de palomares, entre los que sobresale la ermita de Nuestra Señora de la Consolada, ejemplo destacado del románica catalán en Castilla.



Para que podáis saborear tanta belleza, os dejo junto a esta breve reseña, el documento gráfico que da fe de cuanto os he dicho.

jueves, 24 de noviembre de 2016

NO CULPES AL KARMA...

La tarde lluviosa y tristona, reclamaba una actividad lúdica en un espacio confortable y para ello nada mejor que ir al cine. En la oferta cinematográfica de los Multicines, se ofrecían toda suerte de películas, unas de terror, otras policiacas o thrillers que, a juzgar por sus pósteres podían entristecernos aún más, así que nos decidimos por: "No culpes al karma...", con la única intención de pasar el rato, y he de decir que acertamos, porque ese objetivo se alcanzó debido al ágil ritmo que la directora María Ripoll ha sabido imprimir al film y a la genial interpretación de Verónica Echegui, la protagonista. De lo demás poco que resaltar, pues el guión es enormemente simple y convencional aunque esté basado en la novela de Laura Norton. En la película, Verónica Echegui, interpreta el personaje de Sara, un pretendido prototipo de joven de nuestra juventud actual, que lucha ingenuamente por sacar adelante un proyecto empresarial tan disparatado como utópico, en el cual sufrirá numerosas vicisitudes y reveses que ella achaca repetidamente a su destino (el karma) cuando en realidad se debe a su bisoñez, a su alocada manera de ver la vida y a sus continuas inseguridades. Para colmo de desgracias, sus padres y hermana conforman una familia totalmente desestructurada, en la que no encontrará apoyo sino todo lo contrario. Tampoco le sonríe la faceta amorosa con un novio distante y a distancia, aunque el recuerdo del primer amor mantenga encendido el objetivo de conseguirlo, tal vez, en algún momento.

No resulta original el personaje de Sara, a medio camino entre Amélie y Bridget Jones, mujeres con múltiples adversidades en su vida a las que van venciendo como modo de supervivencia. Del mismo modo, la alternancia de diálogo y recitación por parte de los personajes de música pop, ya lo hemos visto, con mayor profusión y éxito, en películas como "El otro lado de la cama" o su continuación "los dos lados de la cama".

En resumen: una película menor, entretenida con gags ocurrentes y una Verónica Echegui que luce, interpretativamente hablando, por encima de todo el elenco.

No quiero pasar por alto la calificación moral;  "Mayores de 12 años", a todas luces insuficiente. No creo que para niños de esa edad sea muy edificante contemplar múltiples relaciones extra matrimoniales, onanismo, familia desestructurada, infidelidad explícita, consumo de alcohol y de estupefacientes etc. etc..  todo ello relatado de una forma festivamente deliciosa, lo que hace que su mensaje subliminal, tenga mayor repercusión. Luego nos quejamos de que nuestros jóvenes se inicien cada vez a edad más temprana en relaciones sexuales y consumo de drogas, cuando les mostramos estos hechos como normales y divertidos. ¡Así nos va!

domingo, 20 de noviembre de 2016

REFLEXIONES CAROLINGIAS (X)

Era tanta la afición que sentía por su profesión, que, cuando colgó las botas, el ex guardameta de un modesto club de fútbol, invirtió sus ahorros en una Parafarmacia

"¡Vete a freír churros!"—Le ordenó una mujer a su marido—"¡Desde que te levantas, ya estás mandando! —respondió, contrariado, el hombre—."¿No ves que son las cinco de la mañana y hasta las seis no abro la churrería?".

Concertaron una cita después de un tiempo de intercambio epistolario. A ella la conoció en persona, a su perro, en animal.

Un ambicioso seminarista, anhelaba llegar a ser un día Papa. Después de saber quiénes eran los ganadores del Premio Nobel, decidió dedicar menos tiempo al estudio de las Sagradas Escrituras y más tiempo a practicar con el armonio.

El Arco Iris debería disparar flechas de colores.

Estaba tan angustiado, que sólo en los días despejados, era consciente de que el cielo existía.

Cuando se encontraban, se saludaban y se despedían con dos besos. Para ella eran besos de amistad y para él de amor. Ella no lo sabía.

Su novia le dio calabazas y él se lo agradeció. Era por Halloween.

Hay árboles muy vergonzosos que se sonrojan al llegar el otoño y otros que palidecen al comprobar su desnudez.

Tenía tanto dinero, que en los análisis de sangre, en vez de salirle bajo en hierro, le daba alto en oro.

Su ingenuidad llegaba a tal extremo, que creía que tomando sopa de letras, éstas se ordenarían en su cerebro y conseguiría ser un buen escritor.

Gravemente herido por un engaño amoroso, al poco tiempo moría por un fallo multiexistencial, al no poder superar el desengaño.


jueves, 17 de noviembre de 2016

LOS CABALLEROS DE VALEOLIT

EL TESTAMENTO DE LA REINA SANCHA

Ayer tuvo lugar en la librería Maxtor de Valladolid, la presentación de la novela "El Testamento de la Reina Sancha" del autor valenciano afincado en Valladolid Antonio J. López Serrano.  En este acto, estuvo acompañado y presentado por su hermano Francisco,  poeta y profesor de instituto como él, que inició la presentación, destacando que , entre los muchos méritos literarios que la novela posee, quizás el modo en que se refleja la religiosidad de la época, tan diferente de nuestra concepción actual, sea uno de los valores más sobresaliente de la misma, porque nos hace comprender el modo de vida y las relaciones existentes entre los diferentes personajes de aquel momento histórico.

Antonio, por su parte, con verbo fluido y ante el numeroso público asistente, pormenorizó los hechos básicos sobre los que ha construido esta novela que cierra la trilogía "Los Caballeros de Valeolit", cuya primera parte "Los hijos de Pelayo", obtuvo el premio Miguel Delibes de Narrativa 2015 y cuya segunda parte "Lealtad y Promesa" , ha obtenido elogiosas críticas.

La acción de esta tercera parte, transcurre durante el reinado de Alfonso VI y en él, Fernando, el protagonista, con la ayuda de sus fieles amigos: el conde Ánsurez, Alvar Fañez y el poderoso caballero burgalés, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, desprovisto del honor que tuvo en otro tiempo, será redimido de su prisión para combatir al servicio del propio rey Alfonso VI. Su principal batalla será, sin embargo, recuperar a su familia, dispersa por la injusta condena que sufrió. En definitiva, es la historia de un hombre adulto que en esa época de su vida, intenta conquistar aquello que ha perdido y que no es otra cosa que la paz interior.

Novela histórica, que no historia anovelada, en la que el autor se ha preocupado de ambientar convenientemente los episodios siguiendo fielmente los cánones de tolerancia religiosa y lingüística, sentido del honor etc. imperantes en la España del siglo XI, multicultural y políglota, en la que convivían tras religiones y al menos seis Lenguas.

El relato concluye en el año 1095, en el que un pequeño asentamiento humano llamado Valeolit, comienza a vislumbrar el esplendor que tendrá siglos más tarde al convertirse en una gran ciudad, cuna de reyes y Corte Real: Valladolid.

Los calurosos aplausos que el escritor recibió al concluir su intervención, fueron un justo reconocimiento al enorme trabajo de documentación llevado a cabo por Antonio J. López Serrano, que en un tiempo récord, ha sido capaz de publicar una obra tan extensa como interesante y bien escrita.


domingo, 13 de noviembre de 2016

PASAJES DE "CÉCILE.AMORÍOS Y MELANCOLÍAS..." (30)
CAPÍTULO V
La Acogida

........................................................
Por aquellos días la alegría alcanzó de lleno a mi hermana Margarita. En una de las múltiples cartas que recibía del enamorado Nacho, éste le comunicaba que, gracias a un amigo suyo que había adquirido recientemente un “Hispano-Suiza”, se verían pronto, aunque no concretaba fecha. Al conocer la noticia mi madre puso rápidamente en marcha los preparativos necesarios para que nuestro hogar luciera como el jaspe: se acuchilló y barnizó la tarima del salón-comedor; el recibidor supo, tras varios años, lo que era una mano de pintura; se cambió la grifería del aseo que utilizaban las visitas, y los muebles del salón, vitrina y aparador incluidos, recibieron lustre suficiente como para que parecieran recién estrenados. Se trataba, en definitiva, de que las estancias a las que tendría acceso Nacho, estuvieran en perfecto estado de revista. En esta ocasión no se tuvieron en cuenta los gastos, porque según decía mi padre: “Casar bien a una hija es la mejor inversión que se puede hacer, y mis futuros consuegros han de saber que si ellos tienen fábrica de muebles y habitan en una mansión, un notario de Valladolid no vive precisamente en una choza”.
 Para que nada ni nadie desentonara en un ambiente artificialmente creado, mi padre, reuniendo al servicio, les indicó:
―Mañana mismo, Lola, llevas a Petra al comercio de Domiciano Martín y adquieres para ella un uniforme a juego con el tuyo, con su delantal, su cofia y un par de guantes blancos para servir la comida. Después, en cualquiera de las zapaterías de la calle Mantería, cómprale un par de zapatos negros de tacón bajo. Quiero que a partir de ahora las zapatillas sólo se utilicen para andar por la cocina. No hace falta que lleves dinero ―recomendó―; basta con que digas que son para mi casa.
Y luego, retorciendo las guías del bigote, sin mirar a tata Lola, despejó las dudas que la mujer pudiera tener sobre cómo comprar sin dinero.
―En esta ciudad mi apellido es toda una garantía ―afirmó rotundo.
La orden fue diligentemente cumplida por tata Lola: al día siguiente y como era de esperar, Petra hubo de probarse el uniforme para recibir de mis padres el visto bueno.
                                                                             ........................................................


jueves, 10 de noviembre de 2016

LA SOSPECHA

Una duda constante me persigue.
No tengo la certeza, sólo sospecho que escuché
el quejido de un  árbol cortado,  
junto a la fuente cantarina,
de la que nunca bebí cuando la sed
me urgía. Fue entonces cuando
me sedujo el sueño
de construir a mi modo el Universo.
No quiero recordar las antorchas
encendidas del deseo
alumbrándome, sin reparar
en el fulgor de las estrellas,
ni el paño raído con el tapé mis vergüenzas
cuando el alba me sorprendió,
como Adán, viviendo el desengaño.
Únicamente quiero recordar que,
desde ese momento fatal, aprendí a vivir
de otra manera, cayéndome y levantándome
en el camino fangoso que elegí libremente.
Ahora, hombre mortal, al fin y al cabo,
transito por la tortuosa senda de la vida,
llevando como un fardo la sospecha
si fue cierto, o no, el dolor del árbol herido,
o si reprimí a tiempo la sed, que todavía siento,
de beberme de un sorbo el infinito.


Fotografía de Maribel Diez Salgado