jueves, 30 de junio de 2016

PASAJES DE "CÉCILE.AMORÍOS Y MELANCOLÍAS..." (26)


CAPÍTULO IV
La Compasión

....................................................
Aquella tarde-noche fue una de las más felices de mi vida. Anduvimos por distintas calles, mirando escaparates, riéndonos sin motivo aparente ante cualquier comentario. Nos parecía la ciudad más divertida que nunca y descubrí un Daniel que para nada era el chico serio y reflexivo que me había presentado el Padre Oquendo. Para colmo, casi a la hora de recogernos, Daniel me invitó a un garito del que yo desconocía su existencia.
―Vamos a tomar una bebida buenísima que sólo se puede encontrar en un bar cerca de mi casa; la acompañan con pastas de Portillo para que no se suba a la cabeza. El que prueba, repite ―me aseguró.
Así fue como degusté por primera vez los “penicilinos”, y además por partida doble, pues era lo mínimo que debía hacer para corresponder a su invitación. Pese a las pastas, noté como la cabeza se me cargaba y me despedí precipitadamente de él para que no notara que me estaba mareando. Estaba deseoso de alcanzar mi casa y mi cama.
―He comido algo con Daniel y no voy a cenar ―fue lo primero que dije nada más que tata Lola me franqueó la puerta, y me fui a la cama.
Hacía tiempo que no ocurría, pero aquella noche mi madre tocó con los nudillos la puerta, pidiéndome permiso para entrar. Se sentó a los pies de la cama y me dijo:
―Estoy orgulloso de ti. Sé que Petra está con nosotros gracias a tu mediación y este gesto lo aprecio más que todos los exámenes que no has conseguido aprobar o tus faltas continuas de atención en clase. Este es el camino que debes seguir, aunque te ruego que en adelante cuides las formas. Tu padre, con sus defectos, es tu padre y debes decirle las cosas con educación y respeto.

                                                                                .........................................

domingo, 26 de junio de 2016

PASAJES DE"LAS LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMÍAS"(26)

CAPÍTULO I
El Viaje
..............................................

En cuestión de comida, llevábamos la despensa a cuestas. «Más vale que sobre que no que falte», era el lema que imperaba en los desplazamientos; los olvidos, solían traer fuertes reprimendas, como le ocurrió a Margarita cuando, estando la familia merendando en La Fuente el Sol, se percató de que había olvidado en casa la mortadela. Aquella tarde mi padre no hizo bien la digestión porque según dictaminó: «La ocasión y el paraje están pidiendo al cuerpo mortadela». Y la niña se quedó dos días sin postre.
Una vez depositadas las viandas sobre el mantel y tras santiguarnos, comenzó el reparto: primero a mi padre, como estaba mandado, que tras probar el bocadillo objetó:
―Consuelo, creo que has puesto demasiados pimientos en la tortilla. ¡A ver si me van a hacer daño!
Era hablar por hablar porque siguió con su tarea, inmisericorde con los pimientos. Como no podía estarse quieto, iba destapando con la mano diestra plato tras plato, hasta dar con lo que buscaba: oculto bajo un papel de estraza parcialmente translúcido por la grasa, reposaban los filetes, amorosamente empanados y rebozados por mi madre la tarde anterior. Señalando con el índice la pitanza, indicó nuestro menú:
 ―Consuelo: a los niños hazles un buen bocadillo de filetes, que están en edad de crecer.
Y también nos obsequió con el manual de instrucciones:
―Comed despacio, masticando sin abrir la boca
Para terminar con la imprescindible moralina:
―No hagáis ostentación del bocadillo: «en estos tiempos, muy pocos pueden comer carne como vosotros».

                                                     .......................

domingo, 19 de junio de 2016



TARDE MÁGICA

Tras unos días de cielos nublados, la tarde del sábado permitió que el sol dorara la ciudad, refulgiendo como blancas palomas las casetas de la Feria del Libro, que en la Plaza Mayor de Valladolid formaban un impresionante corro de afanes literarios y Cultura.

Un continuo discurrir de visitantes, animó desde el inicio la visita interesada, curiosa a veces, a librerías e editoriales. En algunas de ellas, noveles o curtidos escritores ofrecían la preciada mercancía de sus obras, estampando su firma en ejemplares que volaban a destinos ignotos para mezclar la fantasía del autor con la del esperanzado lector.

En la caseta de "El Sueño de Pepa", el poeta Boris Rozas y un servidor, compartimos espacio y charla junto a la encantadora María José, en los pocos momentos que pudimos, pues la llegada de visitantes era constante.

Prefiero que hoy, las imágenes hablen por mi y os dedique un pequeño muestrario fotográfico de quien quiso posar, a cuantos, por ocupaciones o distancia, no pudisteis estar con nosotros.

jueves, 16 de junio de 2016


FIRMAS Y RÚBRICAS

Estoy a 48 horas de ocupar como inquilino temporal, la caseta  de "El Sueño de Pepa", que su propietaria, María José, me ha ofrecido amablemente en la Feria del Libro para cumplir con ese ritual, entrañablemente cordial, de firmar ejemplares de mis novelas. Estar en tu ciudad, hace que el rito tenga una significación especial, por cuanto te da la oportunidad de conocer, en algunos casos, y dialogar, en todos, con personas de caras conocidas, que siguen tu trayectoria literaria o quieren embarcarse en ella. La firma se convierte en un vínculo que me otorga la posibilidad de relacionarme con desconocidos o con otros muchos amigos de facebook a los que no conozco personalmente y a quienes a partir del momento en que estampe en su ejemplar firma y rúbrica, adquirirán la categoría de conocidos, a los que poder saludar en mis habituales paseos por la ciudad, lo que para mí, tiene gran importancia.

También estaré disponible para quien, sin tener obligación alguna de comprar, quieran saber de mis charlas en Colegios e Institutos, tarea a la que dedico, de manera altruista, mis afanes difusores. Es por tanto, un buen momento para que profesores de Lengua y Literatura, puedan pergeñar alguna actividad literaria, cara al próximo Curso Escolar.

Espero que la tarde del sábado sea fecunda y que cuando la persiana de la caseta se cierre, mi número de amigos se haya incrementado considerablemente.

Con la mejor intención de saludaros, impacientemente, os espero.


domingo, 12 de junio de 2016


FERIA DEL LIBRO DE VALLADOLID 2016

La Feria del Libro en su edición 49, ha comenzado el pasado viernes, en su añorado emplazamiento de la Plaza Mayor, bajo los mejores augurios. La alta representación de libreros y editores que corporativamente se negaron a participar en ediciones anteriores,  porque la Cúpula del Milenio no reunía las mínimas condiciones para una Feria digna, han hecho posible que la participación de unos y otros se haya triplicado, hasta alcanzar la cifra de 58 expositores. La  nueva ubicación de la Feria,  ha posibilitado una correcta disposición de las casetas en torno al monumento dedicado a Pedro Ánsurez, fundador de la ciudad, con una amplitud envidiable, que hace posible que lectores y curiosos deambulen con toda facilidad sin atropello ni aglomeración, teniendo un fácil acceso a las librerías o editoriales que deseen visitar.
En este mismo blog, en la entrada del 25 de enero de 2015, podéis leer mi lamento por lo que se suponía un fracaso. si se mantenía la ubicación de años anteriores, como así sucedió. De la misma queja dejé constancia oral en la entrevista que me hicieron en la emisora "Aquí en Valladolid" (entrada del blog de 25 de marzo). En esta edición, mis ruegos han sido escuchados y el nuevo emplazamiento, hace que la Feria tenga un empaque bien distinto, con posibilidad de ir  creciendo en años sucesivos. Mi enhorabuena y agradecimiento a quienes acogieron mi sugerencia.

Por otra parte, y para que el gozo sea completo, os adelanto que el próximo día 18, sábado, estaré en la caseta de "El sueño de Pepa" firmando ejemplares. Me gustaría, que ésa fuera la ocasión para poder conocer a muchos de los amigos de facebook, al menos, los que residen en mi ciudad. Allí os esperaré encantado de poder saludaros.

jueves, 9 de junio de 2016



MARTÍN ZARZA (Tomo I)

Miguel García, es un joven escritor que debuta con la publicación de su primera novela, de la que nos ofrece, por el momento, su Tomo I, en el que narra de un modo desenfadado y agridulce, las aventuras del protagonista, Martín Zarza, en un periodo que abarca desde el 13 de septiembre hasta el 3 de diciembre de 2010.
Miguel, es licenciado en psicología y cursa estudios de literatura comparada. Su carácter inquieto hace, que en la actualidad, sean varios los proyectos en los que trabaja , entre ellos, la  preparación del guión de una teleserie.
La novela, de la que publico su Sinopsis, está recibiendo merecidos elogios de la crítica especializada. Por ello deseo a Miguel García, prolífico y polifacético escritor, que el éxito se continúe en el tiempo con la publicación  del resto de las aventuras de su personaje. Al finalizar las entregas, espero dar mi opinión sobre el conjunto de la obra, que adivino interesante.


SINOPSIS: Martín es un perdedor de libro. Trabaja de factótum en una tele cochambrosa de Madrid, es pobre como una rata, y sus escasas relaciones con las mujeres no le satisfacen lo más mínimo. En estas circunstancias, hereda inesperadamente una casa en Sevilla. Martín ve en esto una especie de regalo divino: cree que cambiando de ciudad podrá empezar de cero, reinsertarse en la sociedad, encontrar un trabajo digno, el amor, la felicidad... Sin embargo, el cambio trae consigo también la posibilidad inversa, y Martín se expone a que suceda justamente lo contrario a lo que desea. Tendrá que aprender que todo en la vida, hasta lo que ya está mal, puede empeorar sensiblemente. Este tomo es el primero de una serie de tres y cuenta las peripecias de Martín tras su llegada a la ciudad de Sevilla.

domingo, 5 de junio de 2016

REFLEXIONES CAROLINGIAS  (V)

Tenía un nivel de vida por encima de sus posibilidades. Eso le valió, el día de la riada.
 
No está demostrado que Calderón de la Barca se inspirara en una Marmota para escribir "La vida es sueño"

"Si no he cumplido mis obligaciones con Hacienda—afirmó un contribuyente—, es porque no he encontrado una mujer que se llamara Renta, a la que poder declararme".

—Hay veces, como ahora, que me miro en el espejo y... no sé, me veo con más arrugas, más viejo...
— ¡Imbécil! El espejo está en la otra habitación. ¡Estás hablando con tu padre!

En su trabajo, se le consideraba un "Pata Negra", pero no dejaba de ser un cerdo.

Al superar ampliamente el tiempo de estacionamiento permitido, el coche de un corrupto, cargado hasta los topes con billetes de 500 euros, fue sancionado. "Es injusto—comentó el afectado— a mis empleados no les multan y sus billetes de 20 euros desaparecen, rebasando con creces. el límite de velocidad.

Sinceramente, Manuel, poner en el escaparate de tu tienda de Antigüedades la foto de los bisabuelos, no me parece una idea afortunada.

En el reloj del Amor, es mejor marcar las doce que no las seis.

Cuando la eligieron Reina de las Fiestas, sustituyó el cartel del rellano donde vivía en la Planta Baja por otro que decía: Planta Maja.

Se quejaba de que siempre, "por muy poco", no le tocaba la lotería. "Sirva de ejemplo—decía—, que en el último sorteo, el premio gordo ha caído en mi misma localidad". Vivía en Madrid.

Para ser fiel a su dieta de adelgazamiento no miraba ningún menú, ni siquiera el del móvil.

Era gordita pero sin complejos. Sabía que la circunferencia es la curva más perfecta. 

Fotografía de santos Pintor Galán

jueves, 2 de junio de 2016

PERTURBADORA PRIMAVERA

¡Cómo luce esa guirnalda de flores en tu cabeza!
Pareces tú misma, una bella flor
de esta primavera. Perfumadas las sienes
con esencias de jazmines y heliotropos, devuelves
vencedora y desafiante la mirada
a quien, como yo, se queda extasiado contemplándote.
La belleza siempre me ha fascinado,
pero no sabría decir, a ciencia cierta,
si me siento más atraído por la vorágine
de aromas y colores, o por esa tersa tez, cristalina
y brillante que envuelve tu rostro, despertando
el irrefrenable impulso de acariciarla.
Si quisieras dejar, bella mujer de ensueño,
 que las yemas de mis dedos surcaran
torpes e indecisas el óvalo de tu faz,
tal vez pudiera revivir la olvidada primavera
de un corazón maltratado y ajado por el tiempo.
Por un instante, regresaría al país de los sueños.
Por un momento, perdería la conciencia
del tiempo transcurrido, para que en este junio
que anuncia el término primaveral, resurgiera
en mí, el impuso enérgico y juvenil de un Neptuno,
señor de ninfas y náyades, aunque, después, al despertar
a la dura realidad, sintiera la frustración de lo inalcanzable.