domingo, 31 de julio de 2016



HOMENAJE A CERVANTES

En el Palacio Real de Valladolid, lugar habitado en otro tiempo por monarcas españoles, y en donde naciera en 1605 el rey Felipe IV, cuando nuestra ciudad era corte de España, tuvo lugar el pasado jueves, un recital poético musical en homenaje a don Miguel de Cervantes, dentro de los Actos que conmemoran el IV Centenario de su muerte.

El Palacio, en la actualidad Sede Militar, cedió las instalaciones de su incomparable Patio Central, para que en él tuviera lugar este evento. La idea no pudo ser mejor, por cuanto don Miguel fue en vida, militar y escritor.

En el apartado literario,  cabe felicitar a los poetas: Pablo Otero, Inmaculada Calvo, Jorge Múrtula y Mar Gómez, componentes del Grupo Artístico “Guardar Como”, que leyeron con soltura y entonación, versos de Cervantes y otros de producción propia, relacionados con diferentes aspectos de la vida y obra del escritor.

Intercalándose en la lectura, tuvo lugar la actuación musical de Julio Arribas, al rabel, y Lorenzo Duque. Ambos, pusieron música y voz a romances de la época, apropiados a los textos escritos. Tanto ellos como los poetas intervinientes, fueron muy aplaudidos en cada una de sus intervenciones, y una vez concluida la representación, por el numeroso público que se dio cita en tan espléndida ubicación.


Ojalá, este tipo de manifestaciones artísticas se puedan repetir en un futuro, en pro de la Cultura y del aprovechamiento de espacios militares que, de otra manera quedan parcialmente utilizados.

domingo, 24 de julio de 2016

EL PROTAGONISTA DE MIS RELATOS

Llegó el tiempo de decir
a quien me quiera escuchar,
que, como todo juglar
o contador de relatos,
lo que digo no son datos
de que poderse fiar.

Hay quien cree que cuento historias
verdaderas de mi vida,
como si el alma dormida
declarara su pasado,
cuando éste tengo ocultado
tras una reja tupida.

Si a veces recorro mares
vestido de bucanero,
no penséis que en un velero
surco triunfante la mar.
¡No fuera malo ganar
con sólo un parche, dinero!

Y si seduzco mil veces
y mil veces soy mezquino,
sabed que no bebo vino
ni enamoro a las mujeres.
Yo ya tengo otros quereres,
¡Lo demás es cuento chino!

Por eso a partir de ahora,
infatigables lectores,
admirar sólo las flores
del jardín de la verdad.
Luego, si queréis, soñad,
vuestro héroe en colores.


jueves, 21 de julio de 2016

  MI AMIGA " LA FRASCA"   (2ª Parte)

(Continuación)

Desde decir que había huelga de conserjes y de que ésa era la razón para que no salieran las notas, hasta otros embusten sin fundamento, intenté retrasar como pude el momento en que me vi en la necesidad de comunicar el lamentable rendimiento académico a mis padres; los cuales, algo debían de sospechar al verme tan aplicado, repasando mis apuntes, en el borde de la piscina. Omito la bronca y los merecidos improperios que recibí, por no alargar en demasía este relato.

Superada en septiembre esa crisis existencial, creo que el destino me ayudó, cuando queriendo volver a las andadas en el inicio del Curso siguiente, Paco, el bodeguero, me indicó que “La Frasca” había emigrado hacía otra ciudad universitaria para intentar aprobar algunas asignaturas que aquí— “por la cochina envidia”—, no superaba. Esta despedida no me sorprendió en absoluto, pues en el pasado,  cantábamos a dúo en los días de vino y rosas, la célebre composición de su querido Facundo Cabral: “No soy de aquí, ni soy de allá”.

Han pasado tantos años de aquello que, como otras muchas peripecias que han ido jalonando mi ajetreado vivir, lo tenía prácticamente olvidado. Fue hace apenas un mes, cuando me encontré con un compañero de Carrera, amigo común de juergas y asistente ocasional a los mítines de la pelirroja, quien, entre otras noticias, me comentó que “La Frasca” se encontraba recluida en un Centro para dementes. La noticia, despertó en mi interior sensaciones encontradas, pero ya fuera por curiosidad o por ir como Marcel Proust, “En busca del tiempo perdido”, encontré ocasión y tiempo para visitarla en la localidad en donde ahora recibía tratamiento.

La encontré en el jardín de la Residencia. Estaba sentada en un banco, soportando estoicamente el sol que incidía de plano en su cara. En el regazo descansaba un cuaderno de notas al que no prestaba atención pues su mirada parecía perdida sobre los parterres. Me acerqué sigilosamente hacia ella y pude observar que su delgadez era extrema, acentuada por el alarmante color cetrino del semblante. Aquella melena, en otro tiempo brillante y pelirroja, era tan sólo un manojo de cabello entrecanado y tan ralo, que ni siquiera ocultaba el cuero cabelludo. Las arrugas en cuello y cara, borraban toda referencia de aquel cutis terso y pecoso que contemplara absorto en otro tiempo, cuando era para mí la encarnación de una diosa.

Cuando pronuncié su nombre, ni siquiera se inmutó. Después, al decir: ”soy tu chiquitín”, se sonrió y, sin poder asegurar que me había reconocido, me indicó con un gesto que me sentara a su lado. Inició, entonces, un monólogo en el que parecía estar totalmente cuerda, si bien obsesionada con su tema recurrente, “He sido una revolucionaria durante toda mi vida, Aunque tuve varios amantes, a ninguno de ellos hice caso en sus pretensiones de llegar a ser su mujer, porque ello me hubiera impedido difundir mi mensaje liberador…” Hablaba y hablaba sin darme  la oportunidad de interrumpirla. Notaba que su voz se debilitaba a la par que sus facultades mentales desbarraban hasta el punto de afirmar que: “entre Dolores y yo, derrocamos al dictador…”. Cuando la enfermera la acomodó en la silla de ruedas, camino de la habitación, girando la cabeza hacia donde me encontraba, afirmó convencida: “Siento dejarte, pero el Comité Central me ha encargado que planifique la III República y tengo mucho trabajo por delante”´

Más tarde la enfermera me informaría que se dedicaba a borrajear su bloc de notas y que una cirrosis aguda, amenazaba con poner término a sus días en un corto espacio de tiempo. Le di mi número de teléfono y le rogué que me avisara cuando tal hecho se produjera.

Hoy, al recibir la noticia, he rezado para que el Dios, en quien no creía, haya sido misericordioso con ella, abriéndole las Puertas del Paraíso, ésas que para ella eran la muralla que tantas veces abría y cerraba, entonando los versos de Nicolás Guillén.



domingo, 17 de julio de 2016

MI AMIGA "LA FRASCA"  (1ª Parte)

Entre los personajes peculiares  con los que, a lo largo de mi vida, he tenido la ocasión de relacionarme, recuerdo el de una mujer de elevada estatura, enjuta y desgarbada, que asentaba su estructura ósea en unas piernas delgadas pero bien torneadas y remataba su singular anatomía con una impresionante cabellera pelirroja que delataba su ascendencia irlandesa. Esta mujer, cuyo nombre, por razones obvias, no desvelaré, era conocida en el ambiente universitario por el apodo de “La Frasca”. Apodo que provenía de que, indefectiblemente, se la podía encontrar en un garito próximo al edificio de la Universidad ante un vaso de vino y su correspondiente frasca que descansaban sobre una mesa de mármol, elemento común al de todos los bares populares de los años sesenta.

“La Frasca” utiliza esta “cátedra”, para impartir sus enseñanzas sobre lucha revolucionaria e igualdad de Derechos. Era una mujer adelantada a su época, que entre trago y trago y cigarro tras cigarro, entre otras cosas afirmaba: “Es una vergüenza que en nuestro Distrito Universitario, sólo el veinte por ciento seamos mujeres. En Francia este porcentaje es mucho más elevado y sigue aumentando a raíz del mayo del sesenta y ocho”. La pelirroja hablaba con la autoridad moral que le confería conocer buena parte de Europa y de aventajar a los oyentes en no menos de seis o siete años. Sin duda, los profesores, no eran proclives a examinarla en el recinto del que “La Frasca” no salía.
Las tertulias eran abiertas y, si querías participar en ellas, únicamente había que arrimar una silla y pagar una frasca de vino para reposición, gesto que la mujer agradecía con una sonrisa y el consabido: “Gracias, compañero”.

Yo, que por aquellos momentos estaba atravesando la época más bohemia de mi existencia, y que era poco amigo de escuchar a conferenciantes en aulas de gran capacidad, por  muy regio que fuera el edificio que las albergaba, encontré en  las arengas de “La Frasca”, repuesta a muchos de las aspiraciones revolucionarias con las que la mayoría de los jóvenes, soñamos. Me hice tan asiduo a sus discursos como a la ingesta de vino, adquiriendo tal grado de amistad con mujer tan convincente, que, cuando acudía a escucharla, saludaba mi presencia con el cariñoso: “Hola, chiquitín” a la vez que estampaba dos sonoros besos en mis mejillas.

Su capacidad de convicción era tal, que me dejé crecer la barba hasta que mi cara recordaba vagamente a la del “Che Guevara”. Persistente en la misión de captar adeptos para la causa revolucionaría, me afilió a un Partido progresista, de nombre muy extenso y en cuyo logotipo figuraba una estrella.

Al finalizar el Curso, no sé si por esta circunstancia, yo mismo acabé estrellándome en las calificaciones finales. Suspendí todas las asignaturas troncales, aunque es de justicia reconocer, que gracias a “La Frasca”, aprobé el inglés. De haberme matriculado en un Máster sobre Enología, lo hubiera superado con nota,

                                                                                                                   Continuará….

jueves, 14 de julio de 2016

REFLEXIONES CAROLINGIAS  (VI)

El precio de los hoteles aumenta con el número de estrellas. Pasando de cinco, es gratis.

¿Dónde va Vicente?  Donde va la gente". Al ser preguntado Vicente por su falta de personalidad, respondió: "Si todos caminan en el mismo sentido, ése es el sentido común ¿no?

Derrama (RAE): Primer palabra pronunciada por el Presidente de cualquier Comunidad de Vecinos, en su toma de posesión.

Mientras los demás escritores firmaron libros hasta agotar existencias, él estuvo firmando hasta agotar su existencia.

Decían que no sabía hacer la O con un canuto, pero, cuando se lo fumaba, dibujaba con el humo círculos perfectos.

Si vas a hacer alguna Oposición, que sea al Gobierno. Yo, después de tres años estudiando un montón de temas, saqué una de funcionario del Estado y gano una porquería.

Yo no sé por qué las señoritingas de la capital hacen tantos aspavientos cuando dan a luz. Mecagüen diela, en Cantalapera de Arriba, en apretando el cacharro de la pared, de seguida se enciende la bombilla.

Quería "vivir a lo grande" y se compró por mascota un elefante.

Me gustaría saber en qué clasificación de triángulos, incluyo a los triángulos amorosos.

Estornudó dos veces. La primera por necesidad y la segunda porque nadie le había dicho: ¡Jesús!

Sentía tal pasión por el canto, que allí donde fuera, siempre daba la nota.

Si cuando no tienes dinero acudes al prestamista ¿Por qué cuando te falta ilusión no acudes al ilusionista?


domingo, 10 de julio de 2016


ODIO RACIAL

Los últimos acontecimientos de Minnesota y Louisiana y el acaecido hace dos días en Dallas, reabren la herida, hasta el momento sin cicatrizar, del conflicto racial en Estados Unidos. El problema no resulta fácil de resolver porque es anterior al nacimiento de los Estados Unidos de América como nación. Con el correr de los tiempos, se han conseguido avances significativos en cuanto a la igualdad de los derechos humanos más elementales, a costa de la lucha del pueblo negro y más recientemente del colectivo hispano. Sin embargo, basta cualquier hecho aislado, casual o premeditado, para que la mecha violenta vuelva a encenderse.

Mi poesía que intenta cantar la belleza de cuanto nos rodea, se vuelve hoy, denunciadora de una situación para la que deseo una pronta solución. Con mi profundo respeto para todas las razas que pueblan la bella nación americana, la actualidad me ha llevado a componer esta Décima.

Es un conflicto enquistado
de convivencia cruenta
que a dos razas las enfrenta
de entendimiento cegado.
Si el quiste no se ha sajado
a tiempo, por dejación,
o se impone la razón
o acabarán siendo cientos
los que vivan los momentos
más tristes de esta nación.

jueves, 7 de julio de 2016

LA MUERTE DEL CISNE

Parece estar comprobado, que aquellos acontecimientos que quedan grabados en nuestra mente en los primeros años de  existencia, no se borran con facilidad. Al menos así le ocurrió a Germán, abogado, asesor fiscal y melómano recalcitrante, que desde edad muy temprana, se sintió atraído por los encantos de una compañera de Colegio, sin que supiera, como ocurre en estos casos, el motivo de tal fijación.

Hijo de un violinista de la Sinfónica de su localidad y de una profesora de piano, es fácil imaginar que Germán aprendió antes a leer partituras que a juntar las letras. Tenía tan buen oído y una predisposición tan atinada para modular sonidos que, sus padres no dudaron en matricularlo en la Escuela de Voz y Canto a fin de que su hijo fuera con el tiempo, un tenor de prestigio.

Germán, ajeno en un primer momento a los planes de sus progenitores, se sintió atraído al poco de comenzar sus estudios de Primaria, por una compañera, Alicia, cuyos  ojos dulces y cándidos poseían una mirada singular. Las cintas o diademas de vistoso colorido que hermoseaban su rubio cabello, eran otro aliciente más para que prestara mayor atención a la nuca de la niña que a las explicaciones de la maestra. Germán, vivió ese curso y los siguientes, admirándola. Disfrutaba en silencio contemplando  la hermosura cada vez más atrayente de la adolescente, sin atreverse a declarar esta atracción a la interesada, por miedo a que una respuesta negativa rompiera esa fascinación tan sugestiva. Imaginaba que su amor platónico era la protagonista de Lakmé en la ópera de Delibes, o la princesa Odette en el célebre ballet ”El lago de los Cisnes de Chaikovski y hacía quiméricos planes soñando con que su ilusión se haría realidad en cualquier momento.

La casualidad o el destino hizo, que fuera ella quien iniciara el acercamiento con motivo de la fiesta de graduación. Alicia quedó prendada de la voz de Germán y preguntó a éste por el camino a seguir para que ella pudiera llegar a ser bailarina de ballet, una profesión para  la que creía estar capacitada.
  — No tienes ningún problema.  En mi misma Academia también se imparten ese tipo de estudios—respondió, Germán—. Si lo deseas, yo mismo te presentaré al Director para que cuanto antes comiences tus estudios.

Los gustos artísticos comunes y las consiguientes idas y venidas juntos al mismo Centro de Estudios, propiciaron que ambos jóvenes se enamoraran y que se hicieran realidad todas las expectativas de Germán. Sin embargo, así como él no progresaba en canto lo que debía, los profesores descubrieron en Alicia unas portentosas facultades que la catapultaron en poco tiempo a ser una bailarina de prestigio, actuando en Ballets  cada vez más renombrados, con lo que sus salidas al extranjero menudearon con la consiguiente disminución del tiempo dedicado al noviazgo.

Una mañana, Germán recibió la fatal comunicación en que Alicia le manifestaba el fin de la relación “por la imposibilidad de continuar una relación a distancia”
Germán, enormemente disgustado, abandonó todo lo que tuviera algo que ver con el canto, aunque, por el momento, no podía reprimir alguna lágrima cuando escuchaba “El lago de los cisnes”, e imaginaba, en cada audición, junto a la muerte de su amor, la del cisne al que Alicia daba vida; Alicia, aquella niña de mirada singular que lucía en el pelo cintas de colores.

domingo, 3 de julio de 2016


BORIS ROZAS

El viernes tuvo lugar en los jardines de la Casa Museo de Zorrilla en Valladolid, un recital poético de gran altura, obra de Boris Rozas, poeta circunstancialmente nacido en Argentina, pero de raíces netamente españolas, concretamente leonesas.

En el evento, concurrieron una serie de circunstancias que coadyuvaron a que la hora larga que duró el recital, se nos pasara en un suspiro. El jardín romántico, una temperatura ideal, el arrullo de las palomas que con su aletear pusieron en la declamación el contrapunto inesperado, la cuidada presentación que el renombrado escritor y poeta, Santiago Redondo Vega hizo de Boris y la rotunda voz de éste, poniendo intención y énfasis en la lectura de sus versos, propiciaron una atmósfera de contagiosa complicidad poética.

Los poemas recitados forman parte de la publicación: "La senda de las espigas" en la que Boris, hace una recopilación o Antología Poética de los trabajos publicados en el periodo 2004-2015, razón por la que el libro se encuentra parcelado en cuatro bloques, titulados:"Sombras" "Puntos cardinales""Man of Stalker" y "No hay principio para esta mañana", que agrupan cuatro diferentes momentos de su andadura poética.

Partiendo de la bondad de las composiciones de la primera época, el tiempo ha madurado los versos del poeta hasta conseguir que éstos, rocen la excelencia. Hay en todos ellos, una profunda carga intimista con un estilo directo y depurado que se aprecia en los diversos temas tratados; temas enlazados por el denominador común de un componente emocional subyacente que cala, unas veces como lluvia fina, o, penetra en ocasiones, como agudo dardo, en la sensibilidad del oyente, consiguiendo, cuando menos impactarle, al sentirse atraído por la belleza de lo universal.

Sirva como muestra e invitación a la lectura del poemario, la composición que reproduzco a continuación:

Lo que dicen de mí las piedras

Las tristes piedras, que tan bien
manejan el silencio
y saben ver el oro de los días
y las noches,
conocen el misterio
de las heridas que se curan
y de los hombres que se levantan.
Las dulces rosas,
que tan bien
acompañan a las manos
y se desprenden de las tumbas con la lluvia,
nunca dejan que el gesto sea baldío
que el tiempo se convierta en piedra.

Cuentan del bosque tantas mentiras
como árboles lo habitan,
ladrones de almas viajando por el tronco
visitando la savia de los años.
Cuentan que en el medio de la vida,
entre el bosque y la penumbra,
se apagan las palabras
se aprende a beber de los días,
cuentan que las tristes piedras
que conducen al osario
son las rosas que iluminan tu camino
para que adivines lo andado.