jueves, 29 de diciembre de 2016

REFLEXIONES CAROLINGIAS  (XI)

No todos los peces viven en el agua. Los más grandes nadan en champán.

—Paco: ¿Qué te pasa? ¿Estás desvelado? En toda la noche no has dejado de dar vueltas. 
—¡El paño! ¡El paño! — parloteó el loro, desde su jaula destapada.

Los pavos supervivientes del Thanksgiving Day, comían alborozados una ración extra de maíz. ¡Pobres! Desconocían que engordaban para el día de Navidad.

No te creas muy guapa si escuchas muchos piropos a tu paso. Las mujeres verdaderamente hermosas, nos dejan a los hombres con la boca abierta.

Dos no discuten si uno no puede.

Enamorado, le parecía estar flotando entre nubes. A las pocas horas, el avión tomaba tierra.
.
¡Qué recuerdo tan dulce conservo de aquella novia pastelera!

Genoveva, se asustó, al comprobar lo que había aumentado de peso en la última quincena. Luego, al darse cuenta de  que se había pesado sin quitarse los pendientes, respiró aliviada.

Se pasaba las horas preguntándose, cómo hacer con los pies, juegos de manos.

No hay que repetir muchas veces a un individuo la misma cosa. Si a la segunda, no te contesta, es que no le interesa lo que estás diciendo o es que tiene agotadas las pilas del sonotone.

Aquel día, su marido no le dijo cómo era su costumbre:¡Mi vida!, sino ¡Mi muñeca! Entonces se dio cuenta de que se había pasado con el Botox.

Si quieres hacer un cursillo acelerado de inglés, no tienes más que prestar atención a los spots televisivos que anuncian colonias.





2 comentarios:

  1. Buenas reflexiones, Carlos. Te deseo un venturoso 2017. Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, María José. Que la dicha, la salud y la felicidad te acompañen durante el próximo año. Con todo cariño, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar