domingo, 10 de febrero de 2019


REFLEXIONES CAROLINGIAS (XXXII)

Mentía cuando decía haber ligado con la encargada de la óptica. La realidad era que solo la conocía de vista.

Algunas personas son como los vinos espumosos: hasta que no se destapan no sabes la fuerza que llevan dentro.

"Como tú no hay ninguna. Si me lo pides te traeré la Luna". Es que soy poeta, ¿sabes?."Yo también rimo versos—dijo ella—:Si quieres ser mi amante, cómprame un diamante".

Un sombrero de ala ancha le protegía del sol, de la lluvia y de la huída de sus ocurrencias, siempre dispuestas a anidar en las alturas.

En la lotería, jugaba siempre a un número que acabara en 85 porque esos eran los años que deseaba vivir. Si hubiera jugado a la terminación 75, al menos habría acertado la edad de su fallecimiento.

Cuando pago con mi tarjeta de crédito, no puedo dejar de pensar  lo mal que lo estará pasando. ¡Si hasta me saca la lengua...!

Siempre es mejor "ir de cráneo", que no tener cabeza.

Después del brexit, los nacidos en Libra  tendrán que cambiar definitivamente su signo zodiacal por el de Euro.

Me han dicho que si te llamas Ignacio y presentas el carnet, te hacen rebaja cuando degustas "los nachos". No sé, no sé... era un 28 de diciembre.

Se concederá un premio al entrenador que, después de que su equipo haya perdido el encuentro, no diga en la Sala de prensa: "Fútbol es fútbol".

Según los Partidos políticos moderados, el -OH. el -NO o el -Cl, son perjudiciales para la buena salud de la Sociedad, al tratarse de radicales libres.

Tan seguro estaba de que alcanzaría la cúspide que aquel escalador siempre llevaba puesto un pasamontañas.

Fotografía del autor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario