jueves, 25 de mayo de 2017

LA REFORMA
Crónicas de mi Periódico                 25 de Mayo de 2017

LA GABARDINA

Las primaverales lluvias de días pasados, han traído una pequeña esperanza para el campo y un inusitado despliegue de paraguas de las más diversas formas y de los más variados colores. Puede que el cambio climático tenga algo que ver con el hecho de que apenas  se vean gabardinas, una prenda que con carácter general se usaba como paso intermedio entre el abrigo que nos protegía de los fríos inviernos y la fina camisa que nos aliviaba de los calores del estío.

Es lógico que las modas cambien y también que cambien las ideas, pero una mano invisible que mueve el marketing de los grandes almacenes, de los rotativos y de las cadenas de televisión, está empeñada en que cambiemos más deprisa, de lo que seguramente nos conviene, hacia su ideal innovador que, a toda costa, pretenden imponernos.

La evolución de las modas y del pensamiento mismo, debe ser consecuencia, a mi entender, de una maduración interior y sosegada de todos los estímulos que percibimos a diario. He dicho bien, sosegada y no machaconamente recibida a través de los medios de comunicación. Poniendo como bien supremo el valor de La Libertad, parece que todo esté permitido y que cada uno puede hacer en todo momento, lo que le venga en gana, con tal de que no atropelle la libertad de los demás, lo cual ocurre, indefectiblemente, cuando osas no compartir el criterio del dictadorcillo de la caja tonta o del periódico aquel, que después de que el equipo de sus amores pierde por 7-0, señala al árbitro como culpable de la debacle.

Oponerse desde la ética o desde la estética  a las nuevas tendencias, no es ser rancio ni anacrónico; es más bien una seña de identidad de nuestra personalidad, que no se deja arrastrar, borreguilmente, por una sociedad  que carece de puntos referenciales de calidad. Por eso, hace unos días, cuando he visto, paraguas en mano, a una treintañera enfundada en una gabardina, he percibido un toque de elegancia que no confieren otras prendas actuales y, aún a riesgo de pasar por decimonónico, me he alegrado de que tal vestimenta hubiera sido rescatada, para bien de la moda, en contraposición a la de una muchacha, que minutos después he visto paseando bajo la lluvia, con los pantalones hechos jirones. Para gustos, están los colores las modas y hasta la forma de pensar, por eso, aprovechando que soy el Director de mi propio periódico, he decidido dedicar mi primera crónica  a reivindicar el uso de la gabardina, haciendo constar, que no estoy compinchado con ningún vendedor de tales prendas; lo cual, teniendo en cuenta los tiempos que corren, confiere carácter de autenticidad a lo que he escrito.





domingo, 21 de mayo de 2017


IV PREMIO INTERNACIONAL DE POESÍA 
TRECIEMBRE
(José Luis Quintanilla Sagüillo)

El pasado viernes, en la Sala del BBVA de Valladolid, dentro de las jornadas poéticas que viene organizando a  lo largo del año, VIERNES DEL SARMIENTO, tuvo lugar la entrega del Premio "Treciembre" de Poesía, a la escritor ilerdense Paquita Dipego Díaz, por su libro, "Hallazgos de lobos y de mar". El jurado, compuesto por Carlos Aganzo como Presidente, Antonio Piedra, José Antonio Valle, Santiago Redondo y Araceli Sagüillo, consideró que, entre todas las obras presentadas, la de la escritora Paquita Dipego, era la que poseía mejor contenido y más elevado valor estético.

Tras agradecer la concesión del Premio, Paquita, con indudable buen gusto, nos deleitó  con un recital poético que abarcó buena parte del libro, que es un compendio de poemas de corte intimista  en el que el mar se encuentra presente en muchos de ellos.   
 
Al acabar la lectura, que fue seguida con mucha atención por parte de los asistentes, recibió el merecido galardón, junto con el unánime aplauso del público. Me uno a la enhorabuena a tan reconocida poetisa.

A continuación, os muestro dos de sus poemas, en donde queda patente su elevada calidad poética:

Lobos invisibles

Estáis ahí, os percibo, nunca me abandonasteis,
en pertinaz asalto por mi casa y mis ojos.
Hacéis de mis armarios guarida de entreactos,
escondidos en pliegues de mi falda de niña.
En sigiloso brinco, espantáis la impresora
que emborrona cuartillas con sapos y culebras.
Os veo entre las facturas, en la cuenta del banco,
descuadrando el balance, sin cálculo en destrozos.
Os metéis en mi coche y movéis el paisaje
para que no consiga salir ilesa y tiemble.
Y os coláis en mi cama, en garra despiadada
desfigurando el rostro, arañando el espanto.
Vértigo en la ausencia
Tan llena está la casa de tu ausencia
que no tiene cabida la memoria.
Tú eres la casa, madre. Tú su historia
y en mi querer, queriendo, eres presencia.

Confusa te sorprende mi inocencia
de niña que voltea en ésta noria
de vida delirante, giratoria
en anhelo del eje de tu esencia.

Y en vértigo constante se debate
mi ser en paradoja de lo humano
y giro en mi delirio y cuando giro

si estoy en lo más alto mi alma late,
sostenida en el cielo de tu mano.
Si estoy en lo más hondo… no te miro.







jueves, 18 de mayo de 2017


PASAJES DE "LAS LAMENTACIONES DE MI PRIMO JEREMÍAS" (35)

CAPÍTULO I

El Viaje

 

...........................................

 

En realidad Jeremías, más que primo, era un pariente lejano. No llevaba ninguno de mis dos apellidos, pero como quiera que existía un cierto parentesco entre su padre y el mío, me empezó a llamar «primo» y esta afinidad familiar y el hecho de ser mayor que yo, le otorgaba la responsabilidad de educarme, divertirme y protegerme de los demás chavales del pueblo, que no soportaban que un forastero «finolis» pudiera arrebatarles, de vez en cuando, parte de los pájaros, ranas o cangrejos que legítimamente les pertenecían.

Me guardé la carta y el «extremeño» seguía sin aparecer. Sobre los bultos y las maletas apiladas en el andén, Tinín dormitaba panza arriba; mamá y Margarita daban pequeños paseos; tata Lola velaba el sueño de mi hermano y contemplaba la creciente impaciencia de mi padre, que continuamente intentaba vislumbrar en la lejanía alguna señal de humo, mientras colocaba la mano derecha sobre las cejas, a modo de visera. Por mi mente pasaron rápidamente imágenes de ese mismo día. Recordé el madrugón, la ansiada espera del taxi, el traslado a la estación del Norte, la llegada del Correo, el viaje dirección Madrid, parando en El Pinar de Antequera, Viana, Valdestillas, Matapozuelos, Pozaldez, hasta llegar a Medina del Campo; dos horas de espera y transbordo para enlazar con el expreso procedente de Irún-Hendaya que nos había traído hasta Salamanca; ahora otra parada, un buen rato de espera, y de nuevo el trajín de subir el equipaje; eso, suponiendo que el «extremeño» no hubiera descarrilado. Elevé la vista al cielo, pidiendo al Todopoderoso que tal desastre no hubiera ocurrido. ¿Cuándo llegaríamos al pueblo?

Mis pensamientos se interrumpieron al tiempo que fueron escuchadas mis plegarias, porque un ángel con la total apariencia de mi padre nos anunció con voz desgarrada:

―¡Ya está aquí! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Coged las maletas, no vayamos a quedarnos en tierra!

No puedo contar mucho del siguiente tramo del viaje porque apenas tomé asiento me quedé profundamente dormido, y así habría pasado mucho más tiempo si no llega a ser porque el mismo ángel anunciador, ahora con la voz más contenida, me despertó indicándome:

―¡Alvarito, despierta; ya estamos en Izcala!; en diez minutos habremos llegado al pueblo. ¡Qué contento se pondrá el abuelo!

                                     
                                                                                      ............................

                                                                               

domingo, 14 de mayo de 2017

REPORTAJE GRÁFICO

Sirviéndome del conocido dicho: "Una imagen vale más que mil palabras", os adjunto una muestra de fotografías, hechas el jueves, con motivo de la firma de ejemplares en la Feria del libro de Valladolid.

Es una manera de haceros partícipes del acontecimiento, a quienes por diversos motivos, no pudisteis asistir.








jueves, 11 de mayo de 2017


                                            DÍA DE FIRMAS
 
Así que llegue la tarde,
en la caseta con fila,
fíjate con la pupila
¡me verás! estoy de farde
 
Me encontrarás meditando
tal vez un poco impaciente,
porque, lector, en mi mente,
en ti yo estaré pensando.
 
Esto de firmar novelas,
es, como poco, entrañable,
solamente comparable
de comer miel con hojuelas.
 
Allí, conoces amigos,
allí, disfrutas hablando
y al poco ya vas notando
que tus semillas son trigos.
 
Por eso, sólo por eso
es una tarde triunfal
con un dichoso final:
quedar tu autógrafo impreso.

domingo, 7 de mayo de 2017


FERIA DEL LIBRO DE VALLADOLID. FIRMA DE EJEMPLARES.

Del 5 al 14 de este mes de mayo, está teniendo lugar en la Plaza de Mayor de Valladolid, la 50 edición de la Feria del Libro. Después del éxito que supuso el pasado año el traslado de la Feria a la nueva ubicación, se espera superar este año todas las previsiones, tanto de afluencia de público a las distintas actividades programadas, como en las visitas a los stands y, como consecuencia, en la venta de ejemplares.

Valladolid, es una ciudad lectora, con un gran número de seguidores a los que les gusta el formato en papel. Por otra parte, además de escritores y poetas conocidos en el ámbito nacional, cuenta con una pléyade de grandes escritores agrupados en asociaciones literarias, que hacen posible que la actividad cultural de la ciudad permanezca en continua ebullición.

En esta ciudad incomparable, tengo la satisfacción de comunicaros, que el próximo jueves, día 11, de 6 a 8 de la tarde, me encontraré firmando ejemplares de mi nueva publicación, “Fábulas carolingias”, así como de mis dos novelas anteriores, en el stand de “El sueño de Pepa”. Una gentileza que agradezco a esta excelente librera. Ello me brindará la oportunidad de conocer personalmente a muchos de vosotros y de recabar información acerca de los Centros Educativos que piensan implantar estas publicaciones en sus Centros, como material básico en su Plan para el Fomento de la Lectura, en el próximo Curso escolar 2017-18.

A partir de este momento, también, queda abierta la posibilidad de poseer un ejemplar dedicado, a todas aquella personas que me lo habéis solicitado de forma explícita, sin más que dirigiros a la dirección de Facebook: Pepa María José González (Pepa librera).


Gracias por la acogida que siempre prestáis a mis escritos.

jueves, 4 de mayo de 2017


LA SOLTERÍA DE LA SEÑORITA ESTHER

Desde muy pequeña, Esther, sentía debilidad por las flores. Su tía Amelia le había enseñado, cómo distinguir los jazmines de los narcisos, las dalias de los crisantemos y los pensamientos de las petunias. Casi, sin esfuerzo, fue aprendiendo en qué época del año se realizaba la siembra y la cantidad de agua que requería cada especie para que su crecimiento fuera el adecuado. Ilusionada con su progresos botánicos, se emocionaba, cuando la variedad de rosa que pretendía conseguir, abría ante ella sus pétalos, mostrando el novedoso colorido y el aroma con el que premiaba varios intentos fallidos, resarciéndola del esfuerzo realizado hasta haber conseguido el injerto adecuado.

Cuando ingresó en la universidad, no tuvo ninguna duda a la hora de elegir carrera: eligió Biológicas, y al concluirla, se decantó por la Botánica. Realizando diversos másteres y asistiendo a Congresos propios de su especialidad, recorrió el mundo y conoció los últimos avances en todo lo referente a horticultura y más concretamente en la especialidad de floricultura, su gran pasión. Con tan buen currículo, no le fue difícil encontrar trabajo en una de las empresas con más renombre en el campo de las plantas aromáticas y perfumíferas.

La vida de Esther discurría plenamente feliz, volcada en su trabajo. En sus ratos de ocio nunca le faltaba compañía. Su carácter afable y abierto, le proporcionaba la oportunidad de relacionarse con las más diversas gentes con las que compartir tertulia o deporte. Sin embargo, en el campo de las relaciones sentimentales, y a pesar de que no le faltaron pretendientes, ninguno de ellos supo transmitirle, esa sensación  especial con la que soñaba y por la que sería capaz de unir su vida a la de un hombre con el que compartir vida y afectos. 
El tiempo corría inexorable y cada vez era mayor la presión que recibía de su entorno familiar. Haber cumplido los treinta y cinco, sin atisbos de tener intención de formar una familia, era una circunstancia que le recordaba su madre en cuantas ocasiones se establecía un diálogo formal madre-hija. El deseo de la primera por llegar a ser abuela y de que su hija no estuviera sola el día que ella despareciera, era la preocupación que le obsesionaba, una vez que la situación económica de su hija, parecía suficientemente solucionada.

Esther, decidió que, en su actual situación, lo mejor era abandonar el hogar familiar y buscar su propia residencia en donde meditar acerca de cómo debería enfocar su vida, ajena a criterios ajenos. No tardó en llegar a la conclusión de que, la soltería era, por el momento, la mejor solución. Pese a su natural instinto maternal, consideró que la grandeza de ser madre, no debía estar supeditada a la opción de elegir a un varón, por el mero hecho de serlo. Sin desestimar la posibilidad de encontrar el hombre de sus sueños, y hasta que este hecho se produjera, si es que tuviera que suceder, decidió concentrar su atención en lo que verdaderamente le resultaba gratificante. Adquirió un precioso chalet, rodeado de un terreno, que pronto, Esther, convirtió en un espectacular jardín. Cuidando los parterres, realizando innovaciones florales, se sentía plenamente realizada. La libertad de la que gozaba le permitía hacer una selectiva vida social. así como seguir conociendo países y culturas diferentes 

Un precioso perro Basset- Hound, era el acompañamiento ideal. Junto a él, Esther, desmontaba el mito de la mujer amargada por la soltería, ya que se sentía totalmente feliz en el estado que ella había elegido libremente.
  


domingo, 30 de abril de 2017



CRÓNICA DE LA PRESENTACIÓN DE "FÁBULAS CAROLINGIAS"

Las presentaciones de las nuevas publicaciones cuentan, por lo general, con la brillantez del presentador, los nervios y la callada confianza del autor, esperando que su obra resulte del agrado de los asistentes y la complacencia de un público literario, ávido por vislumbrar un nuevo producto que satisfaga sus ansias lectoras.

La presentación, el viernes, de las "Fábulas Carolingias", gozó de algunos de esos aspectos y de otros nuevos que la hicieron diferente, sumamente interesante y, si se me permite la expresión, intelectualmente distinguida, en razón del escogido público asistente.

Diferente, porque es infrecuente de que a un mismo tiempo, se den a conocer dos nuevas publicaciones y, en esta ocasión, junto a la mía, mi compañera de presidencia Resurrección Jiménez, presentó su hermoso trabajo "La tortuga y la fiesta de la primavera", un bello cuento de encantador impacto visual. De que la presentación resultara interesante, se encargó nuestra anfitriona, la Dra. Teresa Gil, psiquiatra y psicóloga con amplio currículo en los campos que le son propios y que presentó el Acto como pórtico para un taller de "Arteterapia y escritura para sanar", cuya finalidad explicó maravillosamente, haciendo hincapié en que las obras presentadas, resultarían para ella de gran ayuda en el trabajo, altamente novedoso, que pensaba realizar. No os resultará difícil imaginar,  que  en este contexto, cuando tuve ocasión de exponer mi nuevo libro, me sentí muy orgulloso de que lo que originalmente había sido pergeñado con un fin eminentemente didáctico, pudiera ayudar a muchas personas en su terapia curativa.

Las intervenciones posteriores de médicos y literatos aportando sus propias experiencias en el campo de la comunicación escrita, fueron sumamente positivas y enriquecedoras, poniendo un brillante colofón al Acto, que aún se prolongó un buen rato en animada tertulia, mientras la anfitriona nos obsequiaba con un delicioso picoteo.


En resumen, una tarde con novedosas y muy buenas sensaciones de la que salimos, en todos los aspectos, con un excelente sabor de boca.

jueves, 27 de abril de 2017

PRESENTACIÓN DE  "FÁBULAS CAROLINGIAS"

Mañana día 28, a las 19.30 h., tal como figura en el cartel, en la Consulta de la Dra. Teresa Gil Rodríguez, sita en la Plaza de los ferroviarios 3 (junto Arco de ladrillo), tendrá lugar la presentación de mi última producción literaria "Fábulas Carolingias" de cuya gestación, portada y contenido, os informé en este mismo blog el pasado domingo.

En un principio, puede parecer un tanto extraño,  que la presentación de una obra literaria, se realice en una consulta de Psiquiatría, cuando la primitiva finalidad de las Fábulas, es fundamentalmente didáctica, dirigida a todos los públicos, especialmente al juvenil, al igual que ocurriera en mis dos anteriores publicaciones.

Pero he aquí, que tuve la ocasión de reunirme con la Dra. Teresa Gil, eminente psiquiatra y psicóloga, con la que me une una excelente amistad desde hace ya varios años, la cual estaba inmersa en un proyecto de "Arteterapia y Escritura para Sanar" y que, después de leer mi libro, lo consideró idóneo para el fin curativo que trata de conseguir. A mí, este planteamiento me sedujo, pues suponía dar a mi publicación la mejor de las utilidades y me presté gustoso a secundar su proyecto, que tiene entre otros objetivos, en boca de la artífice: "mejorar el reconocimiento de los síntomas encontrando respuestas a los problemas a través de la representación de las emociones con imágenes y palabras". 
Como habéis podido comprobar un plan ambicioso, sugestivo y altamente innovador.

En el Acto, estaré acompañado, además de por la Dra., por la escritora Resurrección Jiménez, que con su publicación "La tortuga y la fiesta de la primavera", se suma al proyecto que es todo un aprendizaje para aprender a reflexionar.

Quedáis todos invitados a esta presentación. Me gustaría estar acompañado, si ello fuera posible, por los que habitualmente sois seguidores de mi blog y residís en mi ciudad. En cualquier caso y como los compromisos son muchos y para la mayor parte de amigos, la distancia es insalvable, os prometo que, en mi próxima entrada, tendréis un reportaje gráfico de cuanto allí acontezca.





domingo, 23 de abril de 2017

FÁBULAS CAROLINGIAS

Hace aproximadamente dos años que vengo publicando en este blog, una serie de relatos que bajo la denominación de Fábulas, se han ido alternando entre las distintas secciones con las que intento amenizar la lectura de cuanto escribo.

Algunos de mis lectores, me han animado durante este tiempo, a reunirlas en un único volumen. Y lo que en un principio, me parecía una idea sugestiva pero lejana, se ha ido consolidando a medida que pasaban las hojas del calendario, y con ellas, el número de Fábulas publicadas...

Hoy, ya puedo anunciaros que el texto original se encuentra en la imprenta, y que en esta misma semana, podré disponer, físicamente, de los volúmenes. En esta tarea, he contado con la inestimable ayuda de mi hermano Manuel, un magnífico ilustrador,  que cuenta con la experiencia de haber colaborado con otros autores en diferentes publicaciones. Como veis, por esta vez, todo se queda en familia.

Escrito para un público de espíritu juvenil, de edades comprendidas entre los nueve y noventa años, el libro persigue un fin eminentemente pedagógico y reflexivo y sus bellos y coloridos dibujos, favorecen la comprensión de cada Fábula y de su correspondiente Moraleja. En esta misma semana, espero darlo públicamente a conocer, en un acto del que os iré informando y del que solo faltan unos breves flecos por concretar.

Por el momento, además de daros la noticia de su edición, de mostraros la portada del volumen y de deciros que estará presente en las próximas Ferias del Libro de Valladolid y de Zamora, poco más puedo añadir, pero, ¡tranquilos!, de su nacimiento y de sus primeros pasos, os iré informando con puntualidad.


jueves, 20 de abril de 2017

PASAJES DE "CÉCILE. AMORÍOS Y MELANCOLÍAS ..." (34)

CAPÍTULO V
La Acogida
..............................................

A solas en mi habitación, hice un alto, después de resolver unos problemas de Matemáticas, para revivir lo acaecido durante el día y encontrar una salida al negro panorama que se me avecinaba. Recordé la meticona intervención de tía Gertru, y como tenía la mente en actitud calculadora, me pregunté cuántas toneladas de ropa tendría que comprar al mes mi tía para compensar el exceso de dinero empleado en comida. Era evidente que se engañaba creyéndose muy ahorradora, como se engañaba suponiendo que su marido se acercaba a ella buscando el calorcillo. ¿No sería que mi tío Cesáreo caía en sus brazos siguiendo la inapelable ley de la gravedad, al no poder evitar la pendiente del colchón? Sea como fuere me propuse visitar a Daniel al día siguiente, porque acababa de urdir un maquiavélico plan para evitar la compañía de Goyita, y en ese plan, mi amigo debía jugar un papel importante.
―Pasa, pasa ―me invitó, Daniel, con una sonrisa cuando llamé a su casa―. Hoy vas a conocer a mi familia al completo. Estábamos de tertulia comentando qué hacer para despedir el año.
El recibidor ya lo conocía desde la primera vez que me presenté en casa de Daniel, preguntando por él. Claro que, en aquella ocasión, me encontré con los ojos de Cécile y en ellos quedaron atrapados los míos de tal manera que me impidieron fijarme en cualquier detalle de esa estancia. Ahora, aprovechando que Daniel tuvo que atender una llamada telefónica, pude apreciar, frente a la puerta de entrada, una impresionante consola de bronce. La encimera era de mármol travertino jaspeado, de color verde, sobre la que reposaba, en el centro, un precioso reloj dorado, flanqueado por un par de vistosos candelabros a juego. Las tres piezas se reflejaban en un espectacular espejo de moldura también dorada, que ocupaba toda la pared hasta el techo. Un diván rococó con sillitas del mismo paño completaba el mobiliario. Encima había un tapiz, copia de “El rapto de Europa”, de Jacob Jordaens, según pude leer en una tarjetita que lo identificaba. Dos cuadros, situados frente al diván, daban prestancia y señorío al conjunto; no tuve tiempo de ver qué representaban, pues, terminada la llamada, Daniel me introdujo en el pasillo, tras descorrer la cortina de brocado que separa el recibidor del resto de la casa.
Empujándome suavemente con su mano puesta en mi espalda, Daniel, intentó vencer mi timidez, a la par que me animaba, diciéndome:
―¡Causarás sensación! Les he hablado muy bien de ti…
                                                                                  .........................................


domingo, 16 de abril de 2017

REFLEXIONES CAROLINGIAS  (XV)

Como era un ciudadano ejemplar, respetuoso con el mobiliario urbano, sufría lo indecible, cada vez que se veía obligado a doblar una esquina.

Creía que el plexo solar, era un flexo accionado con células fotovoltaicas.

Sólo al enviudar, supo lo que era vivir sin Dolores.

La "x" es el símbolo que indica la operación de multiplicar. También el empate en una quiniela o la respuesta que prefieres en un cuestionario. Es la incógnita más utilizada en un problema. La cruz de san Andrés. El nombre de un señor desconocido. En un mensaje quiere decir: “por”... ¿Es que no hay más letras?

Recibió una educación tan estricta, que cuando en la guardería manchó por primera vez el babi con chocolate, el padre le recriminó: "Que sea la última vez que ensucias nuestro apellido".

Se tomaba todo lo que le decían al pie de la letra, Cuando le anunciaron que a partir del lunes trabajaría a jornada partida, se presentó en la oficina con un hacha.

Casi igual de simple era su hermano gemelo. A este le dijeron que para llegar al conocimiento de cualquier cuestión, había que “beber en las fuentes”. Excuso decir, que luego no salía del cuarto de baño.

Aquella mujer tenía la mirada más maravillosa que he conocido: era capaz de ver más allá de la línea del horizonte.

Conseguía todo lo que se proponía. Una noche, se propuso contar las estrellas del firmamento. Poco antes del amanecer, le faltaban tan sólo unas pocas que ocupaban una esquina del cielo, pero una nube inoportuna, le impidió coronar con éxito el reto. Entonces, se dio cuenta de que no dominaba al Universo.

Como cada tarde, Gervasio, se ensimismaba contemplando la puesta de sol. A sus amigos no les extrañaba esta adicción, pues desde niño era muy aficionado a ver películas del Oeste.

En la vida, condúcete mirando siempre hacia adelante. Nunca mires hacia atrás y si lo haces… que sea despacio y con las luces de warning puestas.

Era un tremendo glotón. Hasta cuando andaba, “se comía” los calcetines.









domingo, 9 de abril de 2017

VOCES DE PASIÓN

El pasado día 26, tuve el privilegio de asistir, a un estupendo Concierto, en el que el Grupo de Música Antigua de la Universidad de Valladolid, nos obsequió en la Iglesia de San Miguel, con una memorable interpretación que hacía honor al título del Programa: "Magnificat. La esencia musical del barroco italiano".

 La sonoridad de estas voces universitarias, su perfecto dominio de la técnica vocal y su excelente coordinación, convirtieron en deleite escuchar cada una de las piezas de las que constaba el programa y que a continuación os detallo:

Claudio Monteverdi/ Aquilino Coppini
María, quid ploras
Madrigal, Dorinda, ah dir
Qui pependit in cruce
Madrigal, Ferir quel peelo, Silvio?
Stabat Virgo
Madrigal,  Era l´anima mia
Claudio Monteverdi
Nisi Dominus
para STB, dos violines y continuo
Laudate pueri
para SSTTB, dos violines y continuo
Beatus vir
para SSATTB, dos violines y continuo
Antonio Vivaldi
Magnificat en Sol m RV, 610
para SATB cuarteto de cuerda y continuo

.
Mención aparte merece su Director, Ignacio Nieto Miguel, Doctor con Premio Extraordinario en Ciencias de la Música por la Universidad de Valladolid, además de profesor de piano, solfeo, clavecín y canto, por distintos Conservatorios y que en la actualidad es Profesor de Didácticas Específicas en el área de Música en la Facultad de Humanidades y Educación en la Universidad de Burgos. Desde 2010, dirige con indudable maestría este Grupo  de Música Antigua. Os recomiendo seguir su trayectoria profesional, cuyo próximo evento será el día 18, en la Colegiata de Lerma (Burgos), en donde dará un Concierto didáctico de Órgano. Un poco más adelante, los días 9 y 16 de junio, dirigirá al “Grupo de Música Antigua”, en Segovia y Valladolid, respectivamente, como clausura oficial del curso académico, en una atrevida propuesta en la que se une la música del siglo XVI español (Cristóbal de Morales), con innovadoras propuestas interpretativas.

Estudioso e innovador, Ignacio Nieto, pertenece, por méritos propios, a la élite del escogido estamento de  Directores de Grupos Corales con los que cuenta el actual panorama musical español. ¡Enhorabuena!


.


jueves, 6 de abril de 2017

AMANDA

Intuyo tu presencia, aunque no pueda verte.
Te imagino vestida de coral con pómulos rosados
presta a emerger, radiante y jubilosa
con la sonrisa franca de todo lo que nos regala el mar.
Hundo mis pies en el agua por sentirte cercana,
para poder vibrar al unísono cuando aparezcas,
pero me pierdo en la inmensidad de un horizonte lejano
en la profundidad misteriosa de tu corazón palpitante.
Generas un oleaje apacible o inquieto
que invade los pliegues de mi alma,
cuando te haces espuma sobre mi cuerpo anhelante.
Con cada embate del agua me emociono
pensando en tu proximidad,
pero el mar se aleja mansamente de mí
sin apenas haberme acariciado.
Por las mañanas, te busco con la esperanza
de saber algo más de tu ternura de ninfa
de cabellos desatados.
Siento en mi pecho el dolor agridulce
de lo imposiblemente amado
y suspiro cada tarde con la desgarradora sensación
de lo inalcanzable.
Me atormenta la realidad como un cuchillo hiriente
que mata toda esperanza y, sin embargo,
espero y confío escuchar, alguna vez,
ese canto delicadamente penetrante,
sutil lamento de tu voz, reclamándome.
Me balanceo indefenso a merced del destino,
y creo ver tu rostro en el espejo marino
en el que el sol reverbera.
Entre realidad y sueño te busco y te saludo
sin mediar palabra, y sin poder contemplarte.
Aunque cabalgues entre olas invisibles,
te esperaré varado y dolorido
en la playa, cuando el sol decline.
Él muere conmigo y se ilusiona al alba
con la esperanza de poder gozarte plenamente.

.
.



domingo, 2 de abril de 2017


VALLADOLID RINDE TRIBUTO AL AMOR, CON MÚSICA Y LITERATURA

Bajo el título de “30 declaraciones de amor y una canción desesperada” ayer, sábado, se celebró en Valladolid, un acto tributo al amor.

Organizado por la emblemática librería “El sueño de Pepa”, una brillante pléyade de autores locales,  o relacionados con la ciudad, leyeron en la Plaza Mayor de la capital castellana sus declaraciones de amor en forma de poema, relato, carta o ensayo. El evento, presentado por los escritores Jorge David Alonso Curiel y David Acebes Sampedro, estuvo amenizado por las canciones de la joven cantautora vallisoletana Andrea Garcy.

Los autores que participaron en este acto con sus declaraciones de amor fueron: Miguel Asensio- Rafael Marín-  Asier Aparicio- Carlos Malillos Rodríguez- José Ignacio García- Pilar Nicolás María-  Francisco Soto- Jaime Díez- Astrain Foces- José María Barbot- Julio de Julia- Mª Ángeles Cantalapiedra- Jorge Lázaro- Eva Delgado-  José Luis Losada- Jorge David Alonso Curiel- Heberto de Sysmo- Santiago Redondo- David Acebes Sampedro- Ana Vara- Rebecca PrzLtzr- Juan Pedro Martín Noriega- Pablo Macías- César Valverde Luján- Atilano Sevillano- Rubén Vega- Gloria Rivas- Gregorio Caballero- Eduardo Izquierdo- Germán Díez Barrio- Marisa Garcés- Edgar Masa-  Anabel Cáceres- Vanessa María Gallego Represa.

Por diversos motivos, no todos pudimos estar presentes en el acto. Este fue mi caso, pero los poemas fueron leídos por compañeros, con idéntico entusiasmo con el que lo hubiéramos leído los autores. Me cuentan, que la afluencia de público fue extraordinaria; público que escuchó con sumo gusto las lecturas de los textos y las bonitas canciones de Sandra, aplaudiendo cada una de las intervenciones.

Deseo que acontecimientos como este, se repitan por el bien de los escritores y de la Cultura, en general.